Empalmado

El duque estaba empalmado porque nos la iba a meter. No firmaba duque empalmado por hacer gracietas de adolescente calentón, no; firmaba así porque sabía que al final de toda esta comedia de Rinconete y Cortadillo nos la acabaría metiendo hasta la empuñadura, como siempre han sabido hacer quienes tienen la sartén por el mango, el bate de béisbol entre las piernas y las manos libres para hacer el truco del trilero a todas horas. Nos la metió el duque porque en este país llevamos abiertos de piernas y con la popa en pompa varios siglos, aplaudiendo a monigotes coronados por muy ladrones, borrachos y puteros que sean. Igual es que, en el fondo, todos queremos ser como ellos y nos parece bien que el chorizo grande se vaya a su casa de rositas mientras el ratero de cuarta se pudre en el cuartón a la espera de nada bueno.

Nos la metió el duque, nos la metió también su augusta esposa, tan enamorada ella de la moda juvenil y de las cuentas en Suiza. En tiempos del dictador gallego que le regaló el trono a su papá de ella y suegro respectivo de él, los marqueses de Leguineche de Azcona y Berlanga se lo querían llevar crudo a Francia o a Suiza en plan chapuzas, en un milquinientos negro. Ahora todo es más cómodo. Los pijos roban en España y se retiran a vivir a Suiza sin cortarse un pelo, con todas las bendiciones judiciales, seguidos por arrobados periodistas de sociedad. El duque estaba empalmado por algo. Él sabía que en España no van a la cárcel los buenos chicos de apellido doble o enrevesado que han sido deportistas de élite y, además, se han casado con una hija de Rey.  Él sabía que nada le iba a cortar la erección perpetua que sienten en España los cacos de alta cuna. Se ponen cachondos viendo la vieja piel de toro porque saben que sobre ella viven incautos, incapaces, corruptos y tiralevitas capaces de justificarles cualquier delito como si de una travesura colegial se tratase. Así no hay quien deje de estar empalmado todo el día. La corrupción impune produce priapismo, dolor testicular y una enorme sonrisa de burla hacia todo aquello que el resto de los mortales consideramos serio, sagrado o venerable.

Ahora saldrá otra vez la zorra de Roca y Junyent a decirnos que la culpa es nuestra por no respetar la presunción de inocencia. Pasó lo mismo con Rita Barberá a quien sus colegas empezaron protegiendo con la presunción de inocencia para acabar por desentenderse de su muerte apelando a la presunción de cirrosis. Rita se mató a gin tonics y Urdangarín se acabará por matar a pajas, ya que su real empalme no se le bajará a pesar de haberse follado a la mismísima Justicia española.

Todos a robar, que hay barra libre en los juzgados y es mejor para la libido que un cajón de Viagra.

Anuncios

Un pensamiento en “Empalmado

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s