Editorial y otras bazofias

Hay editores de periódicos, editorialistas y periodistas en general que piensan que los lectores son idiotas y que la ciudadanía en general está compuesta por cretinos sin opinión que ven solo a través de los ojos del titular del día. Lo que ha pasado en los últimos tiempos es que, además de pensar estas cosas sobre los lectores para sus adentros y para hablarlo en las reuniones de redacción, algunos medios ya no se cortan un pelo en decirlo y escribirlo con la misma soltura que se lanza un salivazo sobre la cara del tonto del pueblo. No hay más que leer hoy lunes 22 de mayo el editorial de El País en el que, lejos de aceptar la aplastante realidad de un 50% de votos de la militancia socialista que apoyan a Pedro Sánchez y sin capacidad para ver que la protegida del sistema se ha caído con todo el equipo menos en la tierra de María Santísima y olé, en este periódico se dedican a señalar los graves problemas que supondrá Sánchez para España como si de un nuevo Maduro se tratase.

En un editorial que parece escrito en la fundación FAES y que podría ir firmado por Rafael Hernando, Aznar y Mayor Oreja en pleno delirio, se compara a Pedro Sánchez con Podemos y Trump, amén de otras lindezas deslizadas entre líneas en la que, no más, se da entender que todos los militantes que apoyaron a Sánchez Castejón son una pandilla de populistas alucinados que, acto seguido de perpetrar tan revolucionaria votación, se abalanzarán con teas, hachas, hoces y martillos contra el Congreso, el Senado, la Moncloa y la Zarzuela. Para El País y sus pares en el mundo periodístico la democracia está muy bien cuando salen las cartas previstas y la partida termina como estaba mafiado. El problema es que, como dijo aquel, los periodistas deben ser “gente que cuenta a la gente lo que le pasa a la gente”, y no seres superiores que se creen en la obligación de decirle a la gente lo que tiene que hacer, so pena de ser llamados ignorantes o cosas peores al día siguiente.

En el periodismo se puede ser de izquierdas, de derechas, de gin toninc, de güisqui y de agua sin gas; los hay puteros y meapilas, intrépidos y cobardes, currantes y apalancados; los hay leídos y zopencos, los hay avispados y de los que no ven una noticia aunque la tengan debajo. En periodismo se puede ser de todo menos manipulador, mentiroso, torticero y despectivo con el público que te da de comer. El día en que el Madrid gana la liga y Susana pierde hasta las bragas se puede tener la tentación de escribir muchas barbaridades si se es barcelonista o susanista y el domingo te ha salido más mierda de lo habitual. Se tiene esa tentación cuando se compra tinta por barriles pero debe superarse porque hay que escribir para que te entienda el panadero, pero no como si tú fueras un panadero en vez de un periodista. Escribir con las tripas y mojando la pluma en bilis o en caca directamente nunca fue buena solución. Así van el periodismo y la política, cada vez con menos seguidores. El editorial de El País es un insulto a mucha gente y, cuidado, porque los periódicos se someten a primarias todos los días y ayer ha quedado claro de nuevo que el noble pueblo soberano hace mucho tiempo que ha dejado de ser idiota y ya no vota a quien le dicen, ni lee lo que le mandan. Últimamente se dedica más bien a degollar a fantasmones en las urnas y a envolver sus tripas con papel de periódico para echárselas a los perros.

Anuncios

2 pensamientos en “Editorial y otras bazofias

  1. Coño, Don Jaime, no sé de qué se asusta. “El Diario Independiente de la mañana” lleva meses atacando sin piedad a Sánchez y alabando a la Santísima del Ratón Chiquitín. ¿Qué pretendía, que cambiasen en cuatro horas?. No se preocupe ya irán poco a poco cambiando “el matiz”, verá como, igual que cientos de susanistas, acudirán en auxilio del vencedor.
    Es lo que hay.

  2. Perdone que “vuelva la burra al trigo” pero si lee el otrora Diario Independiente de la mañana, hoy Periódico Global, en el dìa de hoy Víctor Lapuente primero, pág. 3, y otros articulístas cuyo nombre no recuerdo en otras páginas, están “tendiendo puentes” para congraciarse con el vencedor.
    Y, en otro orden de cosas, es curiosa la llamada de esta mini Charlota Corday asturiana, a pedir perdón a los que votaron contra el líder supremo, quiere la uniformidad de pensamiento. Perfecto.
    También llama la atención el tercero en discordia que se ofrece como “pacificador”.
    O la señora del ratón chiquitín que pretende hacer su congreso mañana por la mañana ” para defender territorio”
    Es que en las colas del paro hace mucho frío.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s