Bittia, cumpleaños feliz

bittia 30

No sé a qué edad debe uno empezar a escribir sus memorias. Puede que lo mejor sea seguir el consejo de quienes consideran que lo mejor es no hacerlo nunca ya que, como dijo algún sabio, “el secreto de una larga vida es tener buena salud y mala memoria”. Uno dispone de ambas cosas en un pasable estado de revista y siempre ha tenido mucho miedo a perder la memoria, ya que es el refugio feliz en los malos momentos y un arma defensiva de gran valor para tratar de no tropezar mil veces en la misma piedra. Así que cuando leo que “mi” Bittia, la agencia de publicidad gijonesa Bittia cumple 30 años, me reafirmo en que hay momentos de la vida de uno que deben ser recordados sin paliativos, con sus punzadas agridulces, sus triunfos y barrigazos contra el fondo de la piscina, con el catálogo de seres inteligentes o taimados, creativos o lerdos que ha conocido en su paso por cada estación de este vía crucis inevitable que se llama vida laboral y que en mi caso  compartió camino durante un tiempo con el de Bittia.

Trabajé en Bittia durante casi 8 años de esos 30, desde primeros de 2009 hasta el 14 de diciembre pasado. Una parte de mis querencias y dolores están aún en esa escondida oficina de Viesques en la que trasiegan cafés, ideas, bromas y cabreos, ocurrencias y genialidades, odios sarracenos y amores incondicionales un grupo de profesionales de alta gama de quienes aprendí que la publicidad no es mera propaganda, que el buen gusto es producto del trabajo, que las ideas geniales tardan en llegar pero te hacen muy feliz cuando se presentan en tu neurona. Aprendí en Bittia otras formas de escribir, a conocer el valor de las redes sociales. Aprendí que carajo es un Pantone (aunque siga pensando que es un trasto inútil), escuché absorto y maravillado conversaciones entre informáticos cuyo encanto (el de la conversación, no el de ellos) era no entender una sola palabra de lo que decían. Aprendí en directo lo jodida e injusta que es una crisis y a sentir culpa por haber sobrevivido a ella conservando mi empleo, aunque mermado, cuando tanta gente joven y con mucho más talento que yo se había ido a la calle. También vi de cerca que hay empresarios capaces de no tirar la toalla, aunque hay momentos en que eso sería lo más sensato. Participé de grandes éxitos y grandes fiascos colectivos, me agarré a las tablas de naufragio, recibí las bofetadas en mi orgullo de clientes sabelotodo y aprendí a morderme la lengua alguna vez más de lo habitual por el bien de la causa.

He conocido en Bittia a personas de mucho valor por valiosas y valerosas, a mujeres y hombres verdaderamente dedicados a su trabajo y a que sea perfecto. Me he reído más de lo que he llorado (que también) y tengo ahora el orgullo de abuelo Cebolleta de entrar en la web de Bittia y ver los trabajos publicados pensando cuál fue mi aportación a cada una de ellos con el orgullo, la nostalgia y ese pelín de congoja que produce asomarse a los álbumes de fotos de la familia.

En Bittia me han querido (más que yo a ellos, seguro) y me han acompañado y ayudado en momentos muy duros de mi vida personal. Han estado ahí y han comprendido mis debilidades con enorme tolerancia y paciencia. Por todas estas cosas no quiero que mi memoria olvide nunca los años de Bittia, una parte de esas 3 décadas que ahora cumple la agencia que sigue reinventándose, buscando camino y ofreciendo para ello profesionalidad y calidad.

Aunque Ángel Heredia y Javi Sáez discuten cada vez que se dice que “donde no hay publicidad resplandece la verdad”, yo doy fe de haber visto hacer publicidad de verdad, honesta y trabajada, y aseguro que este breve texto dice las verdades que yo viví trabajando en publicidad.

Queridos y queridas, un enorme abrazo. Las mujeres empiezan a ser interesantes a partir de los 30 años, lo mismo que las agencias de publicidad, así que os queda mucho por delante. Y yo que lo vea. Un beso.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s