Planchas

Se ha organizado un gran escándalo (y con razón) a causa del espectáculo fascista, borrachuzo e infame que un grupo de hinchas holandeses montaron en la Plaza Mayor de Madrid lanzando monedas a unas mendigas a cambio de que hicieran unas planchas. Todos: el siempre sensible y solidario mundo del deporte, políticos, embajadores, analistas sociales y demás familia, se han lanzado en tromba contra los cabestros neonazis que usan el fútbol como argumento de superioridad étnica u hormonal. Todos hemos cumplido nuestro papel de escandalizados; tanto es así que en algunos telediarios esta noticia tuvo más minutos que las piezas informativas dedicadas a los campos de concentración para refugiados que Europa y los europeos tenemos instalados en nuestras fronteras para evitar que se nos cuelen los mendigos que piden asilo, vida y seguridad, procedentes de Siria y países limítrofes. Lo único que diferencia a nuestra sociedad escandalizada ante los fachas holandeses de Madrid, es que nosotros no hemos ido (aún) a lanzar monedas a los refugiados desde la valla del redil a cambio de que nos canten una canción o hagan unas planchas.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s