Extinción

Me acuerdo. El día que extinguieron los dinosaurios yo estaba desayunando leche de coco baja en gluten a la sombra de un helecho de 10 metros de alto. En aquellos tiempos el mundo estaba hecho a lo grande, sin miedo a la escasez de recursos, tope gama. Todo estaba a estrenar y un árbol de nada medía diez metros, la leche de un solo coco daba para alimentarse una semana, se podían dormir siestas larguísimas, no había Carrusel Deportivo, ni Salvame de Luxe, ni Telediario y la gente tenía mucho tiempo para hablar y hacer cualquier otra cosa que imaginen. Los dinosaurios de antes de Spielberg eran seres bastante normales, nada que ver con los que salen en el cine y se comen a la gente. Los dinosaurios de verdad eran seres amables y protectores Yo mismo tenía un Rex de compañía que dormía a mis pies mientras desayunaba placenteramente mi leche de coco en aquella mañana en la que se extinguieron los dinosaurios.

En aquellos tiempos los niños podían salir a la calle a cualquier hora y sus madres se pasaban el día desnudas recogiendo flores y cocos, frutas sabrosísimas que se ponían a disposición de cualquiera, incluso de aquellos que cruzaban el mar en una balsa porque querían cambiar de aires. Eran recibidos hospitalariamente y aleccionados sobre el nombre de cada dinosaurio para que pudieran hablar de ellos con propiedad y sin miedo.

En el tiempo de los dinosaurios los hombres éramos seres tan secundarios, insignificantes e inoperantes que por eso los antropólogos aseguran que no había humanidad alguno. La había, me acuerdo, pero no pintaba nada, o sea que como si no existiera. El género humano era una colección de enanos que vivían a los sombra protectora de los dinosaurios y no tenían nada que hacer aparte de comer y soñar despiertos.

Todo se jodió el día que se extinguieron los dinosaurios y los humanos nos creímos en la obligación de ocupar su espacio. Así nos va. Lo único que me consuela es pensar que después de nuestra extinción volverán los dinosaurios y otros niños podrán jugar en la calle junto a sus madres, todos desnudos, seguros y felices.

Anuncios

Un pensamiento en “Extinción

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s