Pachi Poncela y los gigantes de Pamplona

Si los niños hacen lo que ven en casa, mi hermano Patricio (Pachi Poncela para el siglo y sus legiones de admiradores) ha mamado de nación la capacidad de escapar del tiempo hablando, inventado, pintando, cantando, diciendo sandeces o cosas sabias, en resumen dando palique a la vida para que la muerte se entere de que aquí aún no tiene nada que rascar. Porque Pachi Poncela, este señor calvo que cumple 25 años de radio, lleva en los genes lo más florido de los García Poncela (Poncela García según su DNI). Ello ha consistido desde hace generaciones en manejar con habilidad felina el arte de cruzar de puntillas el río de la vida, saltando de una piedra a otra sin caerse, como en esos concursos de los chinos, con el fin de no caer en las aguas turbias del olvido, del silencio, de la mediocridad o del aburrimiento, cosas todas que vienen a ser la misma. De niño cogió un boli BIC y pintó a Sibelius tocando un piano que le salía de un zapato mientras uan serie de extraños personajes trataban de devorarle. Llamó a aquél espectáculo “El sibelicidio”, una mezcla entre el Jardín de las Delicias y Sálvame de Luxe. Al ver tal cosa mi padre preguntó quién coño era Sibelius, murmuró “¿esto qué vien a ser?” y se fue a dormir la siesta (una de sus jugadas maestras para casi todo). Mi madre tenía bastantes cosas que hacer con cuatro hijos en casa como para andar ocupándose de Sibelius, y el resto de los hermanos consideramos que aquella era una pachichada similar a la que, muchos años antes, había protagonizado recitando ante las visitas fragmentos del famoso poema de don Fiacro Iraizoz titulado “Los gigantes de Pamplona”. A saber:


¿Oyes las notas vibrantes
de esa gaita tan chillona?
Pues espera unos instantes,
que vas a ver los gigantes…,
los gigantes de Pamplona…

En su debut como orador, orate y cantamañanas Patricio no era calvo aún. Tenía un pelo rubio pajizo que el tiempo y los disgustos se llevaron por delante. Mi padre se empeñó en bautizarlo con el nombre del patrono de Irlanda. Nunca supimos por qué, pero no es descartable que alguien de nombre tan inusual y descontextualizado no tuviese más remedio que hacer cosas excéntricas desde la niñez, tales como amar a Sibelius, o pintar con un bolígrafo bic y unos lápices Alpino una lograda caricatura de Las Meninas. No era fácil ejercer de hermano mayor con un hermano menor de tanto talento, desparpajo y mala hostia, capaz de editar programas de radio completos con una cadena musical de las baratas, de las compactas, con cuya muy básica tecnología era capaz de fundir voces y músicas usando cintas de cassette compacta de las de toda la vida.

Mientras devoraba libros, discos, bocadillos de panceta, orejones y cualquier cosa comestible, Patricio empezó a hacerse diabético y a hacer radio en emisoras de amigos y de parroquias, en cuchitriles oscuros, todo a velocidad de vértigo porque su capacidad de trabajo era ( y es) similar a la de un Fraga Iribarne de las ondas. Cuando llegó a Radio Minuto, hoy Ser Gijón, la gente se dio cuenta de que Pachi tenía ya toda la radio en la cabeza como se dice que Fraga tenía el Estado. Por eso es tan bueno (Pachi, no Fraga) y por eso es de todos nosotros quien mejor ha sabido sintetizar las virtudes comunicadoras de doña Aurora Poncela y don Leoncio Jaime García, dos seres humanos de difícil clasificación que tuvieron un hijo que llegó a ser un fenómeno -qué digo fenómeno- un animal de la comunicación en todas sus especies gracias a la reacción química producida por la extraña e imposible mezcla de Sibelius con los gigantes de Pamplona y que, 25 años después, tiene toda la radio por delante. Y nosotros, tan contentos.

Anuncios

Un pensamiento en “Pachi Poncela y los gigantes de Pamplona

  1. Pues sí señor. El su hermanu era buenu en les mañanes de la Ser, de Gijón; en les tardes de verano de la Ser y, ahora, en la Tepea, ye muy buenu.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s