El fútbol salva al Sporting

Una de las virtudes de la gente de Gijón es que, por lo general, sabe separar el grano de la paja. O sea que no suele ser fácil que nos la metan doblada. La afición del Sporting es un ejemplo claro de esa capacidad de discernimiento demostrada a lo largo de esta temporada de Liga que, como todo aquello que merece la pena, ha tenido un final emotivo y emocionante. Dice uno esto porque los miles de personas que cada domingo llenan el Molinón, siguen al equipo en sus desplazamientos y comparten con él triunfos y fracasos, han sabido aguantar el tipo con entereza apoyando a un grupo humano que empezó pareciendo el ejército de Pancho Villa y ha terminado ganando más batallas que el general Patton.

Las cosas no son como empiezan, son como acaban. Es fácil decirlo ahora, pero no lo era el verano pasado cuando el Sporting parecía un simple equipo de escolares ilusionados dirigidos por su hermano mayor con la idea básica y casi única de no hacer mucho el ridículo, y regentados por un consejo de administración que, salvo honrosas y dimitidas excepciones, ha demostrado que su única virtud es defenderse a sí mismo y negar la mayor cuando se habla de sus interminables cagadas. Este consejo y sus trapisondas, propias del moroso del 13 Rúe del Percebe, casi llegaron a contaminar la relación del equipo con su afición. Pero aquí es donde entra la capacidad gijonesa para no dejarse confundir. Aquí la gente va a la playa aunque llueva, porque lo esencial es la playa, no el tiempo que hace; en Gijón se toma media de vino o una de sidra con los amigos aunque el vino y la sidra sean de garrafón, porque importan más la tertulia y la convivencia que la bebida; aquí seguimos presumiendo de ciudad aunque esté gobernada por inútiles, porque el amor por Gijón no se mezcla nunca con las eventualidades electorales; aquí hay gente que sigue riendo y llorando con el Sporting porque, al final, lo que importa es el fútbol, el fútbol como filosofía básica, como sentimiento colectivo y como aglutinador ético y estético de una ciudad que, de vez en cuando, sigue queriendo saber que está viva y se viste de rojiblanca.

La directiva del club estuvo todo el año en la picota y en las pancartas, pero el fútbol, el fútbol puro y jugado con la cabeza y el corazón, el fútbol sin colorantes, sin chulerías, sin endiosamientos estratosféricos y sin gilipolleces periodísticas al uso, ha salvado al Sporting de una auto profecía de desastre total que estuvo a punto de cumplirse. Y los autores de la epopeya (no hay victoria que merezca la pena ser contada si no tiene héroes) son unos chavales que parecen guajes frágiles, que no se mueven entre flashes y modelos de pasarela ni viven en exclusivas urbanizaciones, que han pasado meses sin cobrar como muchos otros pero que han ido cada día a hacer su trabajo. El resultado de todo eso ha sido el fútbol. Un fútbol artesano, trabajado y laborioso jugado por seres humanos normales que tuvieron que aprender a sobrevivir mientras sobrevivían a duras penas y a las órdenes de un entrenador tan inteligente como modesto que supo transmitir las dosis justas de escepticismo y confianza, sin meterse en charcos innecesarios y, como gijonés, separando el grano de la paja una vez más.

El Sporting es de Primera en todos los sentidos. El fútbol ha salvado al Sporting de sus complejos, de sus maldiciones, de sus dirigentes y de sus malos agüeros. Al final lo más complicado se resuelve por el camino más sencillo cuando uno hace lo que tiene que hacer. Enhorabuena.

Anuncios

2 pensamientos en “El fútbol salva al Sporting

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s