¿Podrán?

Envidié mucho a los votantes de Podemos en las elecciones europeas. Les envidié por haber tenido la capacidad de ser visionarios, arriesgados y mostrar un sentido cívico y de responsabilidad como votantes superior al de la media. ¿Por qué? Por seguir creyendo que el ciudadano de a pie, la infantería social que está en primera fila para llevar todas las hostias tiene  aún poder para cambiar el rumbo de un Estado y darle sabor al guiso desabrido de la democracia. Podemos lo ha cambiado todo porque ha desvelado la impotencia del Poder con la mera insinuación estadística del poder real que tienen los presuntamente impotentes. El poder de la impotencia y la impotencia del Poder llevan desde entonces luchando por cada metro de terreno. Y pese al coro bien organizado y financiado de perros guardianes que se lanzan con fiereza contra la coleta de aquel, la beca del otro o la novia del primero, la ola no ha dejado de subir. En mi ranking del cansancio mediático como espectador ocupaban hasta ahora el primer lugar los cansinos, arribistas, untados y pelotilleros palmeros del Real Madrid y el impoluto “don” Florentino Pérez y todos los soplapollas que crecen a su sombra. Pero el efecto Podemos ha cambiado hasta mis odios televisivos colocando el primer lugar y a muchos puntos de ventaja sobre los filósofos de la futbolina a la jauría del periodismo de cámara (de cámara séptica) y a la politigalla que ha hecho peña contra el sentir, el desear y el opinar de aquellos a quien dicen servir y atender: los ciudadanos.

Todo ha ido por su orden. Primero la sorpresa, luego la infamia, después el terror y ahora han venido quienes desde el PP (pásmate, de Guindos) tratan de dar una explicación coherente y con barniz científico a lo que es Podemos. Llegan tarde una vez más a su propio entierro estos explicadores de la realidad que primero negaron. Ya sabemos por qué existe Podemos.

No cabe duda de que Podemos seguirá creciendo y lo hará en la medida que sea capaz de no dilapidar su único patrimonio: la confianza de un electorado harto de estafas. Ahora bien, en el momento en que Podemos pasa de las musas al teatro, pone caras y nombres a sus gestores y candidatos y eso empiece a oler a componenda el encanto habrá quedado reducido a la mitad. Y aquí es donde a uno le entran las dudas. Hay demasiado mesianismo y algo de pedantería mal embridada en Pablo Iglesias, demasiado personalismo y una sobreexposición mediática que es imposible gestionar con rigor y sin cometer errores.

Y yendo más abajo, a mi no me entusiasma en absoluto que sea Mario Suárez la cabeza visible de Podemos en Gijón. No tengo nada contra este señor, excelente persona según me cuentan y elegido además en un purísimo proceso democrático que otros nunca organizarán. Sin embargo Mario Suárez me suena a demasiado visto, a ser un personaje más del amasijo político-sindical-social-cultural-reivindicativo que lleva mareando la perdiz más de treinta años en Gijón a base de liberados sindicales, políticos y demás familia. Con todos mis respetos, Mario Suárez me suena a eso y a ser el caballo de Troya de los restos del naufragio de una extrema izquierda compuesta por los de la teoría de “cuanto peor, mejor” que han encontrado en Podemos el penúltimo banderín de enganche para tocar pelo de poder. No me gusta el panorama porque ha rebajado aún más mi ya escaso entusiasmo por la política. Ojalá yo esté equivocado y Podemos no se quede en Casi Pudieron. Para mi, de momento, son ¿Podrán?.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s