Cine

Va a resultar al final que el turbio Mariano Rajoy es un tío fino como pocos. Fíjense. Hoy se cumple el 75º aniversario del estreno de “Lo que el viento se llevó”, ese enorme culebrón que ha dejado personajes y frases impagables en la historia del cine. Una de las más recordadas y reconocibles es esa en la que Escarlata O’Hara clama al cielo y dice “¡juro por Dios que nunca más volveré a pasar hambre!” Y ¿qué tienen que ver Mariano Rajoy y Escarlata?, se preguntarán ustedes. Pues mucho desde hoy, ya que Mariano ha elegido tan notable fecha de la historia del cine para el estreno mundial en todos los telediarios de su paga navideña de caridad para los parados de larga duración. Son nada más y nada menos que 426 euros al mes durante seis meses, una cantidad económica y un periodo de cobertura  que, sin duda, permitirán a muchos parados y paradas mirar al ocaso con el cheque en la mano de euros 426, los ojos arrasados en lágrimas de gratitud y exclamar “¡juro por Dios que nunca más volveré a pasar hambre!” No me digan que no lo están viendo sobre la marcha. Miles y miles de personas con la promesa de ese pastizal dispuestos ya a pagar el primer plazo de una barra de pan o a llevar la ganzúa al ferretero para poder seguir manteniendo a la familia a base de forzar la puerta de los gallineros.

De bagaje cultural de Mariano conocíamos solo su afición por el fútbol pero desconocíamos que tuviera una cultura cinematográfica tan enciclopédica y atinada, capaz de usar la efemérides fílmica más redonda del día para poner en las pantallas de la fanfarria periodística y la infamia económica y política una de sus superproducciones marianas que, aunque sea una burda reposición con cortes en el metraje y arañazos en los fotogramas, vuelve a presentarse con honores de estreno ante el pasmo de muchos, la indignación de más y el aplauso de los majaderos de siempre. Es ingenioso el presidente porque trata de presentar como cine de autor con exquisita sensibilidad lo que no pasa de ser una españolada más que si viviera Berlanga convertiría en una magnífica segunda parte de su amarga e inconmensurable “Plácido”, aquella del motocarro y los que ponían un pobre a su mesa en Navidad.

La filmografía política de Mariano Rajoy empieza a parecerse cada vez más a la de Mariano Ozores, aunque sin la capacidad de esta última para hacernos soltar alguna carcajada perdida. Mariano no pasa de ser un productor chapucero de espaguetis-leyes con las que pretende aguantar en la Moncloa más que Rhett Butler jugando al póquer en una casa de putas de Nueva Orleans.

Para darle ideas a Mariano le sugiero que presente el próximo programa electoral del PP coincidiendo con el aniversario del estreno de “El Padrino” ya que sus ofertas son de las que no se pueden rechazar, como las de don Corleone.

Anuncios

7 pensamientos en “Cine

  1. Esta paga tiene truco. Un empresario podrá contratar a esta gente, supongo que con el salario mínimo (645,30 € / mes) de los cuales 426 los pone el gobierno (nosotros) y de paso maquillan el desempleo (son unos 450.000 los presuntos beneficiarios) en unos meses en los que van a necesitar muchos buenos datos. Al final se trata de saciar el hambre, de votos, y quedar de buenos, pero eso no es populismo. Lo del cheque bebé, tampoco. Ya los veo dando un toque al Inem para que ofrezcan a este colectivo a los empresarios, y los que necesiten de verdad un trabajo, a seguir esperando.

  2. Pingback: Cine | Noticias de Asturias, Información Actualidad, opinión, Avilés, Gijón, Oviedo| asturiashoy.es

  3. Prácticamente todos los artículos citan a Rajoy, Aznar, Botella, Soria. Qué gran pereza. Primero por ver el mundo con las gafas del sectarismo. Los malos son los de siempre, los de derechas, aunque especialmente del PP (conste que ni soy ni voto al PP), partido al que acusa de llevarnos al abismo. Y nada dice de sus amigos Areces, que dejó una Asturias peor que la que encontró, o su querida Paz, jefa del mayor grupo de mujeres sectarias que hay en España. Todo lo que huela a hombre es sospechoso.
    Es obvio que ustde escribe lo que le da la gana, pero es una pena que escribiendo bien, no le saque todo el jugo y, sobre todo, sea cansinamente unidireccional.

  4. Claro que Jaime escribe lo que le da la gana, ¡estaría bueno!. Y, amigo Alonso, nunca le he visto condescendiente con los que usted tacha de sus “amigos” (Areces, Paz, y no digamos su sucesor, Javierín “el triste”)

  5. Yo no diría los malos son los de siempre, sino los de siempre son los malos. Me siento muy honrado de haber conocido y conocer gente de derechas, y, a mi modo de ver, es más “gente” que “derechas”, por eso la aprecio y respeto. La situación del país obliga a hablar de los responsables de la misma, o de los incapaces de revertirla, esos que nos quieren hacer creer que TODOS somos corruptos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s