Eternidad

Mi padre contaba este chiste. El infierno es un balde enorme lleno de mierda. Nada de llamas, solo mierda fluida. Los condenados a pasar allí la eternidad son sumergidos en la caca hasta la barbilla, justo hasta el borde del labio inferior, y allí de pie, sin punto de apoyo alguno, deberán escuchar los chistes que cuenta un demonio muy simpático, unos chistes cojonudos de esos que provocan la risa floja y contagiosa incluso a los condenados. ¿En qué consiste el castigo? En no poder reírse jamás a pesar de lo absurdo de la situación. ¿Por qué? Porque el mínimo movimiento de cualquiera de los condenados al carcajearse produciría olitas de mierda que entrarían sin remedio en sus bocas abiertas. Y así toda la eternidad porque la cloaca tendría siempre al mismo nivel de porquería.

Recordé este chiste mientras veía a Rajoy en la televisión, algo compungido y pidiendo disculpas por la corrupción en España, justo al día siguiente de ser detenidos medio centenar de políticos por robar a manos llenas para seguir manteniendo a nuestro alrededor el nivel de mierda habitual que ya la semana pasada parecía a punto desbordarse por los bordes del Estado gracias al asunto Bankia. Nosotros hemos sido condenados a vivir en esta cloaca máxima en la que los detritus nos llegan hasta el borde de la barbilla mientras vemos a Rajoy contar el chiste de la transparencia sin poder reirnos, ni movernos. Estamos de pie, aguantando por nuestras vidas, tratando de achicar la mierda que nos amenaza particularmente cada mañana, y de pronto vemos como se acerca otra avalancha de finas heces de banquero, de ministro, de diputado, de alcalde, de concejal, de presidente de diputación o de sinvergüenza en general. Cubiertos de mierda hasta más arriba del cuello nos aprestamos de nuevo a escuchar a pie firme otra tanda de chistes sobre la transparencia, el honor, la dignidad, el respeto por las instituciones y la promesa de que habrá limpieza. Y al final, entre Rajoy, Sánchez, Cospedal y los demás, conseguirán que nos vuelva a entrar la risa floja y que tragaremos caca una vez más. Y así por toda la eternidad.

Anuncios

3 pensamientos en “Eternidad

  1. Lo jodido es que tengamos que reciclar la indignación en humor para ir tirando. El malo, en mi patria, es lo que dice el Almodóvar de turno, no lo que hizo la gente a la que critica. Tremendo.

  2. Pingback: Los más Granados | Icástico

  3. Bueno, pues a seguir hasta que el cuerpo aguante. Procurando no reirnos para no tragar mierda y afilando la cuchilla de la guillotina.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s