Ojos

Aunque solo sea por lo acertado de su título la película española candidata al Oscar de este año debería ganar el premio por aclamación: “Vivir es fácil con los ojos cerrados”. En efecto, la única manera posible de vivir en España con cierta facilidad de un tiempo a esta parte es hacerlo con los ojos cerrados. Mariano Rajoy gobierna así desde hace más de tres años y cada día se le ve más rollizo y optimista. Cuando abre sus ojitos de vez en cuando solo ve brotes verdes. La ministra de Sanidad, Ana Mato, descubrió un día un coche de lujo en el garaje de su casa en el que jamás había reparado antes. Esperanza Aguirre no vió a unos policías municipales que iban a multarla por infringir la ley. Es lo que tiene andar por ahí con los ojos cerrados. La familia Pujol lleva casi 40 años robando a manos llenas con un ojo cerrado y el otro abierto para que no se le pierda ningún billete de 500 euros, mientras toda la clase política catalana cerraba los ojos con fuerza para no ver el desfile de las furgonetas camino de Andorra. Una buena cantidad de obispos españoles cierran los ojos en pose mística y contemplativa haciendo que rezan para no ver los verdaderos problemas de las mujeres, para no ver a las mujeres en general, para condenar el aborto y bendecir todo lo demás. Hace muchos años que los banqueros no abren los ojos a otra realidad que no sea la de sus balances, y llevamos casi cuarenta años de democracia mandados por una clase política que, en general, padece una ceguera voluntaria y total frente a los verdaderos problemas de España. Vivir es fácil con los ojos cerrados es, en efecto, una frase que resume a la perfección el estado de cosas que nos ha llevado a este punto en el que estamos y del que no parece fácil que vayamos a salir. Y la consecuencia de que todo esté dirigido por ciegos de conveniencia es este sentimiento generalizado de que vamos a tientas un mes tras otro, entre tinieblas, teniendo que seguir el camino marcado por unos lazarillos tullidos que han elegido perder de vista lo que no quieren ver con el fin de intentar convencernos a todos de que en España no hay pobres, ni parados, ni viejos abandonados, ni discapacitados sin medios, ni millonarios impunes. Ellos no los ven y los demás ya empezamos a estar cansados de lo difícil que es vivir con los ojos abiertos.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s