Celebraciones

El sábado fue el dia de la Libertad de Prensa y el domingo el de la Madre. Qué fin de semana tan intenso. La historia cría los grandes estandartes de la civilización y el calendario de celebraciones fatuas los junta. Tal vez no haya dos conceptos más sacralizados y vapuleados al mismo tiempo que la libertad de prensa y la maternidad. Los políticos en general aseguran procurar el bienestar de las madres, salvo que sean madres adolescentes, solteras, divorciadas, lesbianas o inmigrantes. Todos los partidos dicen partirse el pecho por la libertad de los periodistas, salvo de los que hablan mal de ellos. En general todos amamos la libertad de prensa y a la madre que nos parió. Tal vez no por este orden, pero aseguramos hacerlo con la misma intensidad y no admitimos bajo ningún concepto que nadie ponga en duda la integridad y honradez de ambas, hable mal de ellas o las ataque. Pero eso no quiere decir nada porque los más abyectos criminales del mundo tenía complejo de Edipo y llevaban flores a su madre acto seguido de descuartizar a unos vecinos y enterrarlos en el jardín. Quienes se han postulado como los demócratas más puros y de mejores intenciones han ejercido tarde o temprano como censores de prensa, bien por medio de la chequera o de la tijera. Cada uno cree que su madre es la más buena del mundo de la misma manera que piensa que su concepto de la libertad de prensa es el más atinado y liberal. Ambos grandes principios que definen nuestra democracia y nuestro sentido de la humanidad respectivamente, tienen su fecha señalada en el calendario de las celebraciones institucionalizadas. El día de la Libertad de Prensa es a estas alturas como el día de los difuntos en el que se recuerda con aflicción los periódicos cerrados, las emisoras de radio clausuradas, los canales de televisión manipulados, los miles de periodistas en paro o cobrando sueldos de risa. El Día de la Madre es otra gloriosa pandorga que se salda con varias bolsas del Corte Inglés y masivas comidas familiares durante las cuales hay muchas madres que reniegan de serlo. Libertad y madre no hay más que una y las echamos de menos cuando ya no están. Lo mismo necesitaban algo de dedicación y cariño durante los 364 días restantes.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s