Luanco

Tal vez haya que dar a Luanco el Premio Príncipe de Asturias de Pueblu Ejemplar de 2014. Es encomiable que su ciudadanía haya tenido fuerza suficiente para obligar al Ayuntamiento a no contratar a Kiko Rivera, presunto artista llamado antes Paquirrín, para ofrecer un presunto concierto en esta hermosa localidad. El personal considera con razón que aquí se financia ya a demasiados gloriosos inútiles como para unir a la nómina de subsidiados al singular hijo de la Pantoja. Soportamos ya sin remedio una lista interminable de pincha-nóminas, pincha-empresas, pincha-vidas, pincha-colegios, pincha-futuros o pincha-hospitales como para tener encima que reírle las gracias a un pinchadiscos. En Luanco se han plantado y han conseguido lo que querían. Bien por ellos. Aquí en Gijón nos hemos quedado tan anchos con el anuncio de que Alaska será la pregonera de las fiestas de Begoña. Supongo que tal honor se lo debe Olvido Gara a su profunda relación con Gijón o que alguien nos descubrirá que Mario Vaquerizo tiene parientes en Pinzales. Estamos a la espera de tales revelaciones para comprender a qué se debe esta atinada decisión del departamento muncipal de Festejos. Supongo que a los de Luanco no se la habrían metido doblada pero aquí hemos tragado hasta la atrás, tal vez porque ante el temor de volver a escuchar a Massiel o a Arturo Fernández cualquier otro horror es preferible. Ya que el 1 de Mayo no pasa de ser una vacía procesión de rogativas para que llueva empleo y seguimos en la más pertinaz de las sequías, ya que vuelven las procesiones con legionario, las manifestaciones con palizas, los festivales benéficos, los tele-maratones y el No-DO en forma de telediario, a los ciudadanos de Luanco y de todas partes nos queda poca tela que cortar salvo en tener algo que opinar sobre si las fiestas de nuestro pueblo van a ser famosas por la actuación de un gañán medio analfabeto. Y por ahí no se pasa. Bastantes conciertos vamos a tener que escuchar estos días a cargo de los pinchadiscos de la política que optan a un puesto de cinco años en el parlamento de Eurovisión a base de volver a colocar el disco rayado de siempre. La mayoría de ellos tienen una trayectoria y una formación artística tan sólida como la de del hijo de la Pantoja y mucho menos público, así que todo es ponerse y tomar nota de la rebelión ciudadana contra quienes hacen ruido y viven del cuento. Se empieza por largar a Paquirrín y se termina por echar a los demás. Luanco solo es el principio.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s