Pobres

Uno había dado por hecho que toda esta camada de ultraderechistas que nos gobiernan (también los de Gijón) consideraba la caridad como un eficaz sustituto de la justicia. Es esta una estrategia muy socorrida en las dictaduras políticas, religiosas o morales: sustituir la limosna voluntariosa por el reparto equitativo de la riqueza a través de una correcta administración. Además, la caridad es moralmente irreprochable porque da por supuesta la buena voluntad de quien la ejerce, su abnegación, sacrificio y bonhomía. Nada se puede reprochar a quien dice querer paliar las necesidades ajenas mediante la buena voluntad. El PP es un partido en el que predominan los seres que quieren hacerse pasar por caritativos para esconder su profunda y genética aversión por la igualdad y la justicia. De está cantera de meapilas, opusdeistas, antiguos franquistas, estraperlistas ideológicos, y chaquetas viejas de todos los guardarropas han salido ministros y ministras como Jorge Fernández Díaz o Fátima Bañez, todo el día invocando y abrazando vírgenes de palo y condecorando a santas y beatos, pero incapaces de actuar en política con un mínimo sentido de la equidad. Esta Administración que tritura los derechos fundamentales de estudiantes, pensionistas, parados y trabajadores y quiere que las manifestaciones se celebren en los aparcamientos subterráneos, se cubre las espaldas financiando programas televisivos como el celebrado “Entre todos” donde, por si ustedes aún no lo saben, se emiten las limosnas en directo bajo la dirección de una presentadora medio analfabeta que cobra 1.400 euros por programa.

Pues parece que la caridad tampoco es ya capaz de tocar la zona más tierna del corazón de nuestros ministros. El locuaz Montoro, ese señor con aspecto de gnomo rijoso, se carcajeó de los resultados de un informe de Cáritas que revela la existencia de más de medio millón de hogares españoles donde no entra un solo euro. Montoro y su tropa acusan ahora a Cáritas de inventarse pobres y deformar la realidad con tal de joder al excelente y caritativo Gobierno de España. A estos les ha pasado con los pobres como con las víctimas del terrorismo, que cuando no pueden usarlos a su favor ya no les valen de nada. La máxima del PP será desde ahora que la caridad bien entendida empieza por uno mismo. Esa es la única caridad en la que cree la peor derecha española porque ya se acabaron los guiños tipo “Plácido” y Montoro ya no quiere sentar un pobre a su mesa si eso le fastidia las estadísticas . La caridad resulta muy molesta desde el momento en que ya no sirve para tranquilizar conciencias y devuelve una imagen muy descarnada de una realidad en la que, hasta Cáritas lo pide, solo cabe actuar con justicia, no con limosnas.

Anuncios

Un pensamiento en “Pobres

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s