Metástasis

Los creadores de Bio-bac, un falso medicamento para el cáncer, podrán ir cinco años a la cárcel. La razón es tan sencilla como contundente: crearon falsas expectativas de curación a personas gravemente enfermas. O sea que son unos estafadores que jugaron con materiales tan sensibles como la vida, la salud y la esperanza. Está bien que los jueces pongan entre rejas a los sinvergüenzas que abusan de la buena fe de gentes crédulas o simplemente necesitadas. Se supone que la Justicia es a la democracia lo que la cirugía es a la medicina: el último remedio para atajar un mal. Hasta aquí todos de acuerdo, sin embargo los creadores del chanchullo de las participaciones preferentes de Bankia -señores Blesa, Rato y compañía- tienen todas las papeletas para irse de rositas y salir del juzgado limpios de polvo y paja a pesar de haber dejado sin sus ahorros a miles de personas, a esos venerables matrimonios de ancianos que se desgañitan cada día a las puertas de las sucursales de Bankia y de los juzgados. Uno que sabe tanto de justicia como de medicina pero que acude a ambas instancias en calidad de usuario que busca curaciones o soluciones, no ve demasiada diferencia entre la estafa del falso medicamento contra el cáncer y la de las preferentes. Si no se trata de dos timos de igual calibre destinados a lucrarse sin tasa a costa de la desesperación, la prisa o la ignorancia de grupos de población vulnerables, que venga un juez y lo vea. Lo que pasa que el juez ya ha venido y parece que no ve lo mismo que los demás. Decirle a un enfermo que se va a curar de un cáncer comiendo caramelos de anís (otrora conocidos en Gijón como caramelos “de la gocha”), es una canallada tan gorda como decirle a un jubilado casi analfabeto que meta los ahorros de toda su vida en una trituradora de dinero de la que nunca regresarán. Sin embargo, hay algún tecnicismo en las intrincadas sendas judiciales que a se nos escapa a casi todos y que permite condenar a quienes ejercieron de falsos curanderos del cáncer, pero que va a dejar libres a quienes son un cáncer cuyas metástasis llegan todos los rincones de nuestro invadido cuerpo social.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s