Eyacular

Ahora lo entiendo. Eyacular es bueno, por eso ha estado prohibido durante tanto tiempo. Y no hablo de eyacular con fines reproductivos, científicos o con cualquier otro objetivo práctico. Eyacular por eyacular, con fines puramente recreativos es muy bueno, lo dicen los médicos, y añaden que hay que hacerlo la nada despreciable cifra de doce veces al mes para que sus efectos benéficos se manifiesten con toda su intensidad. Todo un reto que estaríamos dispuestos a afrontar, aunque los de mi generación y precedentes tenemos de nuevo la sensación de haber llegado fuera de tiempo a este notable descubrimiento de la ciencia. Hemos pasado años creyendo que los asuntos venéreos debían ser estrictamente racionados por ser peligrosos para el cuerpo y el alma. Se nos dijo que hacer mucho uso de la eyaculación podría dejarnos ciegos o tontos, secarnos la médula, llenarnos de granos y pústulas, amén de hacernos reos de las penas del infierno. Y resulta que ahora que nuestras energías van en retirada y que los días de vino y rosas dejan paso a los de gaseosa y geranios, viene un buen doctor a decirnos que la eyaculación y sus circunstancias son salud, larga vida y alegría para el cuerpo y el alma. A buenas horas Onán ha dejado de ser un proscrito y habla hasta por boca del doctor Torreiglesias. Ya dijo el poeta que llegamos siempre tarde donde nunca pasa nada.

Anuncios

2 pensamientos en “Eyacular

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s