Raros

Los domingos por la tarde dan para mucho, entre otras cosas porque ayudan a entender ese verso que advierte de que los domingos matan más gente que las guerras. Lo digo porque si no llega ser por el puente de carnaval gijonés que da tregua a mis neuronas, no habría superado sin secuelas el programa “Todos somos raros”, un telemaratón organizado en la televisión pública española el domingo por la tarde en favor de la investigación médica de las llamadas enfermedades raras. Isabel Gemio fue la presentadora del bodrio. El tono de voz empleado por la ilustre comunicadora me hizo pensar si ella habría sufrido un ictus antes de empezar la emisión o había sido elegida para tal fin por encontrarse entre los afectados por alguna enfermedad poco habitual. La memez no es aún oficialmente una enfermedad. Maria José Cantudo, que sí es una enfermedad rara en si misma, informó desde el ‘call center’ donde trabajaba de telefonista voluntaria, que había donado a la subasta solidaria un colgante que tenía reservado para la boda de una sobrina. Todo corazón, Mariajo. Jordi Hurtado, un caso genético pendiente de investigación, habló del síndrome de Touret, una rara enfermedad que provoca en los afectados extraños tics faciales y una compulsión descontrolada a decir palabrotas. Casualmente yo mismo empecé a hacer muecas y a proferir blasfemias cuando llevaba diez minutos presenciando el engendro televisivo que deja pequeñas las hazañas de Toñi Moreno en su vespertino “Entre todos”. Cuando salió Ferrán Adriá haciendo solemne donación de unas cartas viejas del Bulli para ser subastadas como si fueran primeras ediciones del Quijote, llegue a la conclusión de que España es un país muy enfermo y muy raro en el que se desguaza el estado del bienestar a cambio de sacar a los enfermos en la televisión a dar pena un domingo por la tarde. El dinero público para atender la investigación y la discapacidad ha desaparecido, pero siempre queda la limosna, la caridad en vez de la justicia, trasladar a la televisión las obligaciones del Estado y transformar la miseria y el dolor en un espectáculo presentado por Isabel Gemio. Lo raro se ha vuelto normal. Estamos muy enfermos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s