Rajoyistán

Lo del salto de la valla en Ceuta y Melilla va a ser una broma al lado del problema que se va suscitar en toda España después de escuchar el monólogo de Rajoy en el presunto debate sobre la nación. Nosotros creíamos que la nación estaba en mal estado, pero el presidente nos ha descubierto que España está en perfecto estado de revista y es envidiada por toda la Europa occidental. Lo que va a pasar a partir de ahora es que millones de españoles vamos a querer colarnos como sea en esa España que va como una locomotora, en esa España rayo de esperanza, España prometida, imaginada, narrada y desvelada en sede parlamentaria por Mariano el presidente. Mariano es ya un Moisés que tiene la obligación moral de llevarnos a esa España situada al otro lado  del espejo. No vale ir a la Parlamento a decir que el paraíso está aquí y hacerse luego el loco sin explicar cómo se llega a él. Todos queremos desde ya saltar la valla, sortear las concertinas, nadar como un pez, ignorar el tiro al blanco de los picoletos con tal de  vivir como dioses en ese territorio del que mana leche y miel,  en el que los banqueros regalan el dinero, en el que todo el mundo desayuna ensaladas de brotes verdes. Queremos pedir asilo en la república de Rajoyistán. Todos los españoles queremos saber por dónde se entra a esa España de Rajoy en la que los comedores escolares tienen estrellas Michelín, donde los pensionistas pilotan un Maseratti, donde los únicos parados que se conocen son los que se quedan mirando escaparates o esperando que cambie la luz del semáforo. Queremos entrar a saco, aunque sea de ilegales, en esa tierra prometida en la que los hospitales disponen de camas y médicos de sobra como para operarte antes de que enfermes y las listas de espera son unas chicas muy espabiladas que están pendientes de que tus necesidades a la puerta de las mejores güisquerías de la localidad. Escuchar a Mariano Rajoy hablar de ese país de Jauja que él y otros pocos conocen, deja pálida la posibilidad de vivir en Suiza y hace que Alemania parezca un suburbio de Calcuta. En este memo debate hemos aprendido que hay otros países, pero están en este. Y Mariano sabe dónde está la puerta de entrada y tiene la llave que la abre. A ver cuándo la usa.

Anuncios

Un pensamiento en “Rajoyistán

  1. Pingback: Anónimo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s