Lacrimógeno

El energúmeno lanzó un bote de gases lacrimógenos en un campo de fútbol este fin de semana ha conseguido hacer la metáfora perfecta de un país con una acusada tendencia al lagrimeo y la irritación permanente de sus mucosas. En España cualquiera tiene un arsenal de gases con los que noquear al contrario o crear una nube de camuflaje para esconder sus miserias. El loco del campo de fútbol es un aprendiz de brujo al lado de quienes usan sus mayorías políticas para hacernos llorar a diario. Saber que las revistas pornográficas soportan un IVA del cuatro por ciento mientras la luz, el gas o el material escolar y los libros de texto están gravados con el 21 por ciento, es algo que hace saltar las lágrimas de cualquiera. Y tan irritante como el gas lanzado por el forofo desquiciado es saber que gobierno de Navarra protege su culo de la investigación de una caso de corrupción atechandose en Bildu. Segun la muy irritante Maria Dolores de Cospedal, lo grave es que el PSOE pueda pactar con los abertzales para censurar a un gobierno corrupto. Que el gobierno sea corrupto es lo de menos. Bien está que el PP y mucha gente más exijan a los terroristas que pidan perdón por sus crímenes, aunque quedaría mucho más coherente si se hiciera lo propio con quienes roban al Estado, esos terroristas con chequera a quienes Suiza no pone traba alguna para circulación. El terrtorismo financiero noi hay derramamiento de sangre, pero sí hay una hemorragia fiscal y ética de grandes proporciones que tiene a todo un pais en estado de irritación general. Los terroristas no pueden devolver la vida a sus víctimas, pero los estafadores pueden devolver sus cargos públicos y el dinero que han robado a nosostros, sus víctimas. El terrorismo no desaparecrá nunca de este pais porque sus sola mención resulta muy efectiva para tapar otro tipo de agresiones. Ahora que Vox arrebata al PP la exclusiva de las víctimas de ETA, como muy bien explica el profesor Enrique del Teso en su artículo ¨Vox y el tuétano del PP¨, cabe esperar una lanzamiento masivo de argumentos lacrimógenos desde las gradas de la derecha para disolver cualquier amago de crítica en el terreno de juego. No importa ofender nuestras mucosas, nuestros ojos, ni nuestra inteligencia con este lacrimógeno juego de política tóxica practicado por quienes nos siguen considerando un rebaño de que huye asustado mientras el humo ciega sus ojos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s