Droga

En este país no se puede fumar en los bares ni hacer botellón en las calles y no hablemos ya de otras sustancias de más potencia alucinógena. Sin embargo, nadie se ocupa de controlar las letales dosis de realidad que consumimos a diario. La realidad española es la droga más dura que se puede administrar a cualquier criatura sin que haya autoridad pública alguna que prevenga de su consumo y de las consecuencias que comporta. La realidad española es una droga legal de alto octanaje que el jueves se nos ofreció en forma de presidentes de equipos de fútbol pidiendo a coro el indulto para uno de ellos, un tal del Nido (de víboras, al parecer), que ha sido condenado a siete años de cárcel por delito continuado de malversación. Casualmente y ese mismo día, uno de los que pedía el indulto dimitió tras ser pillado a su vez con el carrito del helado. Dimitió en catalán, que queda mejor. El efecto tóxico de la conjura de estos necios sería llevadero de no ser porque la mayoría de ellos presiden empresas que estarían quebradas, embargadas y cerradas en cualquier otra dimensión de la realidad que es la que viven la mayor parte de los empresarios españoles. Sin embargo, todos estos siguen adelante mostrando un total desprecio por las leyes y esgrimiendo un discurso que da vergüenza ajena, trufado de constantes simplezas acerca de “los colores”, “sudar la camiseta”, “el proyecto deportivo” y otras estupideces propias de quienes quieren vivir en una sociedad parecida a un coto de caza y gobernada por ellos mismos, señoritos rijosos y calaveras que, a cambio de darnos un poco de espectáculo los domingos por la tarde, están dispensados de pagar impuestos y de ir a la cárcel. Besan la mano a las señoras, manejan como nadie las intrigas en la penumbra de los palcos, hacen negocios envueltos en sus banderas y se protegen las espaldas, siguiendo las consignas que aprendimos viendo “Uno de los nuestros” y “Los Soprano”. Deben millones a Hacienda y a la Seguridad Social, mienten cuando firman los contratos, pero siguen manejando miles de millones de un país arruinado y acaparando horas y horas de actualidad, como si de ellos dependiera el futuro de Occidente. Nadie mete mano a estos sinvergüenzas porque son quienes administran la droga dura que, como pasa en todos los países tercermundistas, mantiene a raya cualquier intento de motín.

Anuncios

Un pensamiento en “Droga

  1. ¡¡¡Cuando espabilaremos,!! somos tan culpables como ellos por dejarnos drogar,
    haciendo la vista gorda a sus tejemanejes.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s