Cambridge

Cuatro de cada diez españoles afirman estar dispuestos a no mantener relaciones sexuales durante un año a cambio de hablar inglés como perfectos ingleses. El estudio es de la Universidad de Cambridge, un detalle que a uno le hace poner en duda la solvencia de tan vetusta institución o pensar que en esa universidad hay mucho ocioso o mucho obseso. En fin, que en la historia se ha cambiado sexo por dinero, sexo por comida, sexo por un ascenso, porque sí, pero ¿sexo por idiomas? No sé. Por un lado, habría que conocer la edad y el perfil de las personas que se mostraron favorables a ser célibes para convertirse en políglotas. Salvo que los encuestados sean frailes de clausura, las cuentas no me cuadran. Los jóvenes andan bien de sexo y se apañan con el inglés que aprenden fregando platos en los pubs de Londres cuando emigran. A ciertas alturas de la vida uno ya puede pasar con poco sexo, pero a esa misma edad igual le empieza a dar lo mismo poder leer a Shakespeare o ‘The Times’ en versión original y por andar enredando con esos trueques raros, lo mismo se muere en el dique seco de la lujuria cuando aún no sabe manejar con soltura en genitivo sajón o el verbo “to be”, o sea, que ni uno ni otro. Además y en caso de apuro, Internet es una mina de recursos en la que lo mismo se encuentran elegantes páginas eróticas que eficientes traductores de inglés, soluciones muy apañadas para las urgencias cuando hay problemas con el manejo de las lenguas en todas sus acepciones. Es posible incluso que algunas personas de cierta edad (la mía, por ejemplo) que dominan el inglés con cierta fluidez (no es mi caso), estén dispuestos a renunciar a este bagaje de su saber con tal de volver a reverdecer sus laureles sexuales, o sea, que prefieran cambiar idiomas por sexo y no sexo por idiomas. Nuestra generación y las anteriores tienen el sexo y los idiomas como dos de sus grandes asignaturas pendientes o, como mucho, aprobadas por los pelos (con perdón) y llevamos años conformándonos con las raciones justas de sexo, de ingles (aunque no sean brasileñas) y de inglés. Y todo parece que así vamos a seguir por mucho que digan en Camdridge.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s