Real

Ya habíamos dicho alguna vez que entre realeza y realidad hay enormes diferencias a pesar del notable parecido que guardan ambas palabras. La realeza y la realidad no tienen buena química, los hechos demuestran que esto es así y que cuanto más se mezclan las dos, peor para ambas. Tradicionalmente, la realidad y la realeza han discurrido siempre por carriles paralelos, divergentes en la mayor parte del trayecto y separadas por una invisible pared blindada que impide cualquier comunicación entre ambas. Es más: el encanto de la realeza ha residido siempre en su separación de la realidad, en la certeza de que cuanta menos realidad haya en la realeza más sólida, interesante y creíble la hace. Cuando alguien de la realeza se pasa a la realidad de manera abrupta, el choque de modos, maneras y costumbres es similar al del impacto de un meteorito contra el planeta. La realeza no puede ser realista porque pierde mucho encanto. No hay más que ver la terrible diferencia que existe entre el Rey que aparece en la portada de “¡Hola!” y el que no podía con el ama mientras leía su discurso de la Pascua Militar. El primero, el retocado con su jersey de cuello cisne de galán maduro, es el Rey de la realeza y el segundo, el cojo, viejo y cansado, es el de la realidad. La Infanta que hace obras de caridad, vive en Suiza, tiene unos hijos monísimos y un trabajo estupendo, es producto de la realeza. La que ha sido imputada por blanqueo de capitales, es la infanta de la cruda realidad, sin el maquillaje que protege a los de su clase. En los cuentos de hadas, el beso del príncipe convierte a la rana en princesa. En la monarquía española, el beso del Príncipe de Asturias ha convertido a la deseable, plebeya y locutora Letizia en una aspirante al trono de apariencia malhumorada y anatomía de mal alimentada. Ella se empeñó en pasar de la realidad a la realeza y se conoce que no le acaba de gustar. A su cuñada la infanta y a su suegro el rey tampoco les ha sentado bien pasar de la realeza a la realidad. Y es que la realeza supera a la ficción. Y a la realidad.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s