Na, na, na

A Montserrat Caballé se le mueve la peluca, se le salen los ojos de las órbitas y amenaza con derrumbarse en toda su humanidad sobre una multitud expectante que escruta los números de su participación navideña por si cae aquí, el premio o Montserrat. Ella es la alegoría viviente de lo que fue la enorme Seguridad Social española, un gran cuerpo social que fue glorioso, el colchón del Estado del bienestar, pero que ahora ya solo es una apariencia desmejorada, un armazón al que se le notan todos los alambres, una masa desmadejada a la que ayuda a sostenerse el fornido y gentil Bustamante, un albañil reconvertido en cantante que simboliza el contrato relevo, la precariedad de la improvisación hispana, la entronización de la grisalla. Los pinches sin experiencia pero con apariencia sustituyen a los divos. Los contratos a media jornada toman el relevo de vidas laborales con diez cuatrienios cotizados y un Longines de oro de regalo en la cena de jubilación. La mediocridad con aparente buena voz exclama ripios en do de pecho y toma el testigo de una tambaleante España que antes triunfaba en la Escala de Milán y ahora manda voceras a Eurovisión y arrasa en las romerías. España entera es una lotería cantada con su enorme talento por Marta Sánchez, un adelanto de lo que serán en el futuro muchas alumnas de la LOMCE, las chicas Wert como lo fueron las chicas de la Cruz Roja del franquismo. La máscara España suple a la Marca España porque de donde no hay no se puede sacar. Para que no falte de nada, la mujer que se comió a Niña Pastori se une al coro seráfico para aportar la españolidad el evento de los bombos, las velas y las lágrimas. Vuelve a España, vuelve por Navidad, parece insinuar la presencia flamenca y rotunda de la Niña a todos esos catalanes y otros bigardos separatistas que se quieren ir. A Raphael se le mueve una dentadura tan blanca que podría deslumbrar a toda una caravana de camiones con los que se cruzase de noche en la carretera de La Coruña. Él es nuestro Peñón de Gibraltar con unos dientes tan pulidos y relucientes que hacen sombra al paso de peatones que cruzaron los pérfidos Beatles en Abbey Road. Con todos los kilómetros que lleva recorridos el cantante de Martos por el camino que lleva a Belén nadie mejor que él para cerrar el anuncio tarareando a implante dental batiente y fosforecente esa musiquilla que nos es tan familiar, ese “na, na, na” que lo mismo sirve de letra a los niños de San Ildefonso que al himno de España, esta lotería tan nuestra, este país tan “na, na, na”.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s