Estrella

Estoy buscando apoyos para pedir que la próxima “estrella” Michelín sea entregada a la Cocina Económica de Gijón. Cuando se cumplen dos años de la llegada al poder de Mariano Rajoy y compañía y de sus hachazos a la vida , la Cocina Económica es el restaurante más concurrido de Gijón, el que más renueva sus menús y el único que no recibe reclamación alguna por sus servicios. Todo ello lo hace con una economía de medios envidiable y un personal tan entregado que para sí lo quisiera el mismísimo Arzak. Así que si en algo aprecian estos señores de la Guía Michelín el arte de la cocina y su maravillosa y elemental capacidad de dar de comer al hambriento, deberían de hacer una edición de emergencia de las “estrellas” y premiar con ellas a quienes son capaces de hacer que el guiso más básico, las patatas más viudas, la más humilde pechuga de pollo o el más elemental huevo frito, sean un manjar con infinitos matices de olores y sabores que explotan en el paladar de quienes comen a la carta que les ha dado el destino.

Pido una estrella Michelín para la Cocina Económica porque eso si que es hacer cocina minimalista (con lo mínimo), “de proximidad”, de temporada y con productos de la tierra, elementos que tanto entusiasman a los gastrónomos pedantes para elogiar las virtudes de algún laureado restaurante que cobra 100 euros por una fabada seca. Que me perdonen los miembros de la tribu de los sesudos analistas de la reducción al Pedro Ximénez, la evolución del solomillo de Ávila y los teóricos del pote asturiano, pero en los tiempos en los que muchos buscan el menú del día en los contenedores de basura, no hay cocina más meritoria, sustanciosa y loable que la que es capaz de atajar el hambre que vuelve a existir en España. Hay hambre y hambrientos en esta España esquilmada por los especuladores y gobernada por Rajoy y los comisarios europeos. El apetito es un concepto muy filosófico, un lujo intelectual para los cientos de ciudadanos que van a la Cocina Económica a quitar el hambre básica y a calentar el estómago. Rajoy y su tropa llevan dos años aplicando la doctrina Kennedy al revés. Antes de que nadie se pregunte qué es lo que su país puede hacer por él, Rajoy y sus sicarios ya han decidido que es lo que nosotros tenemos que hacer por nuestro país. El resultado de esa doctrina caníbal son familias enteras para las que la única estrella que se enciende cada día es la de la Cocina Económica. Y que no falte.

Anuncios

6 pensamientos en “Estrella

  1. Me da pereza repasar todos los artículos del 2011 y los de los primeros meses del 2012, por eso me gustaría que el autor me diera la referencia de los que dedicó a la Cocina Económica de Gijón en ese periodo en el que incrementó su actividad en un 7% respecto del 2010. .

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s