Mujeres

Dice el obispo de Oviedo que el machismo no se combate con el feminismo. Es raro que diga eso el empleado de una religión que, salvo excepciones, ha pensado que el cristianismo es la única forma de  combatir el protestantismo, el islamismo, el ateísmo, el comunismo y casi todo lo que suene a diferente, incluido en feminismo (no el machismo). Debería explicar monseñor Sanz con qué se combate el machismo en una iglesia en la que las mujeres son convocadas para fregar la parroquia y dar catecismo pero son excluidas de lo demás. A uno le parece que el machismo se anula con inteligencia, tolerancia y, llegado el caso, fe, esperanza y caridad, virtudes de las que este arzobispo parece carecer cada vez que se pone a opinar sobre ciertas cosas de la actualidad. El señor obispo sigue teniendo el reloj atrasado y la boca caliente a la hora de provocar a los de siempre, uno de los placeres que más le gustan, y se aferra de paso a esa vieja estrategia de negar algo para convencerse de que, al hacerlo, tal cosa deja de existir. Pero no es así, monseñor. Hay machismo y feminismo, y ambas actitudes seguirán existiendo en sus formas más radicales mientras muchas instituciones, entre ellas la Iglesia, no se tomen la molestia de cambiar el paso y tratar a las mujeres de otra forma. Las mujeres que enseñan las tetas en el Congreso y otras partes reclamando que lo suyo, lo de ellas, debe tomarse en serio, estarán muy mal vistas en los palacios arzobispales, pero estas mujeres despechadas representan a una parte de la sociedad que ya no se traga la monserga del padre patrón que lleva los pantalones en casa y la sotana en la sacristía. Este país se ha mantenido y aún se mantiene gracias, entre otras cosas, al trabajo de valor incalculable y hecho en el anonimato absoluto por miles de mujeres: viudas, solteras, lesbianas y madres en general. La vida de esas mujeres es una lucha diaria contra el machismo aunque muchas de ellas no sepan que son feministas o no les importe serlo. También hay idiotas que se tienen por premios Nobel, socialistas que no saben que son de derechas y obispos que creen que el Antiguo Testamento es literatura de vanguardia.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s