Para(d)iso

Cuando el agotamiento está a punto de hacernos creer que la “marca España” es un ministro de Educación con aires de oficial de las SS que patea el culo de los artistas, dice que las manifestaciones de maestros son fiestas de cumpleaños, además de opinar que las corridas de toros han de ser patrimonio de la humanidad, van y dicen en Madrid que la librería Paradiso de Gijón es una de las diez mejores tiendas de discos de España. Cuando nos quieren convencer de que la “marca España” es un presidente del Gobierno que va de cosmopolita a ser entrevistado en Nueva York y se cubre de caspa cuando trata de censurar las preguntas de una periodista de las que no traga con ruedas de plasma, conocidas antes como ruedas de prensa, va la pequeña Paradiso y se mete en el top ten de la cultura librera y disquera de este país. En tiempos de un estado de burrez epidémica en los que se anuncia que la casa de “Gran Hermano” será abierta al público por su “interés cultural” (sic), Paradiso consolida su tenacidad de utopía empresarial tranquila y popular. Cuando la “marca Asturias” está representada por un presidente autonómico que no pasa de ser el administrador concursal de nuestra ruina ayudado por el equipo de enterradores de los cuatro restos mortales de esta tierra, en la librería Paradiso sigue oliendo a libros, conviven vinilos y cedés, progres trasnochados con indignados prematuros, rebeldes con causa y sin ella, gafapastas sobrevalorados en vías de ilustración, sabios distraídos, y amas de casa despistadas que llegan al mostrador confundiendo la Guerra de la Galias con la de las galaxias hasta que Chema o Jose Luis las sacan de dudas. Paradiso es el gozoso resultado de ese guiso cultural sin pretensiones grandilocuentes de ser la “marca” de nada, pero que lleva más de 25 años cocinándose en la luminosa penumbra de los estantes que guardan los tesoros grabados e impresos que buscamos de vez en cuando gentes de cien mil raleas. Esas gentes hemos hecho de Paradiso nuestra marca no registrada, y estamos encantados de que Paradiso sea parte de los mejores ejemplos de la “marca Asturias” y “marca Gijón”, si es que tales chorradas son necesarias. Los libros y discos de Paradiso llevan años articulando cultura, curiosidad, inteligencia y tolerancia sin necesidad de que nadie las pasara por la pila bautismal del marketing oficial. En los anaqueles de Paradiso se venden los productos que son el bálsamo y el brote verde para una ciudadanía con las vidas marcadas por las muescas de un tiempo del que solo la letra y la música nos salvarán. Gracias, Paradiso. Paraiso.

Anuncios

2 pensamientos en “Para(d)iso

  1. Paradiso ye el paraiso en cuestión de libros y discot, pero hay otra tienda de discos que ye el no va más, MQM (más que música) eso ye lo más parecido al valhalla que yo me encontré y sin salir de la mejor ciudad del mundo, por supuesto Gijón.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s