Fe

Ahora que el Papa ha confesado que no es derechas tras bajarse de un “cuatrolatas” de segunda mano, no estaría de más rematar estas buenas noticias revelando por ejemplo que Dios no es católico, que la Iglesia renuncia a cobijar a especuladores y fanáticos, que se va a excomulgar de inmediato a todos los obispos y curas pederastas, así como a los clérigos defensores de la guerra o encubridores del fascismo y cómplices en la explotación de los débiles. Que el Papa confiese no ser derechas no tiene por que ser cierto, ni tampoco quiere decir que el Papa sea de izquierdas, pero nadie discutirá que es un dato significativo en medio de varios siglos de discursos episcopales dirigidos a que los borregos del rebaño no se salgan del redil por temor a ser condenados sin juicio, sin defensa y sin más testigos que los de la acusación. Han sido siglos de discurso oficial de la Iglesia centrado en asegurar que los únicos valores aceptables son los de la derecha más rancia y la espiritualidad más ñoña, superficial y facilona. No había salvación fuera de la Iglesia y fuera de la derecha. Pero ahora que el Papa Francisco ha proclamado que no es derechas, no estaría de más que a ese mensaje se añadieran otros varios. Por ejemplo, faltaría decir con claridad que el peor pecado mortal no es la masturbación, sino la especulación o la explotación; que ser homosexual es una opción respetable, no una condenación eterna; que la única familia válida no es aquella en la que uno de los dos se afeita; que el celibato no es el único camino para servir a la Humanidad; que el verdadero diablo es un neocom especulador vestido con traje a medida, no una mujer que aborta por decisión propia y libre. Y tampoco estaría de más que el Papa añadiera que la Iglesia renuncia para siempre a dictar los programas electorales y las políticas de gobierno a través de sicarios como Rouco Varela. Siempre se nos dijo que la fe es creer en lo que no podemos ver, aunque es posible que para llegar a tener esa fe sea necesario empezar por ver lo que nos cuesta trabajo creer, como un Papa que asegura no ser derechas y que tiene un “cuatrolatas”. Francisco parece tener esta estrategia de marketing evangélico. Veremos hasta donde le dejan llegar.

Anuncios

Un pensamiento en “Fe

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s