Ratas

Un ciudadano de Oviedo ha sido condenado a pagar una multa de 900 euros por colocar una rata muerta a la puerta del despacho de un concejal. El volumen de la sanción me deja pensativo: o las ratas son nueva especie protegida en peligro de extinción, o lo son los concejales que, como todos sabemos, son un peligro a causa de su inutilidad y superpoblación. En cuestiones de fauna y ecología cada día estoy más perdido. En la primera parte de “El padrino”, los Corleone hacían patentes sus amenazas metiendo una cabeza de caballo en la cama de un productor de cine. Lo de dejar una rata muerta a la puerta del despacho de un concejal es una versión económica de este tipo de amenazas con animales de por medio. Consecuencias de la crisis.

Cada español pagó el año pasado 1.781 euros para financiar la crisis de los bancos. Esta cifra llegará a superar los 2.300 euros al final de 2013. Eso quiere decir que para que algunas ratas sigan a flote después del naufragio que ellas mismas provocaron, nuestros bolsillos han sido roídos a conciencia para conseguir que salga de ellos hasta el último céntimo disponible. Esas ratas han abandonado el barco con nuestro dinero y, al parecer, son roedores de alta calidad porque su valor en el mercado es mucho más alto que el de la rata de Oviedo. Casi el doble. Es evidente que el precio de las ratas experimenta muchas fluctuaciones.

El techo del Congreso de los diputados se ha hundido, tal vez como consecuencia de la acción constante de algunas ratas con varios decenios de vida política que siguen royendo los cimientos de todas las instituciones. Tal vez sean estos los mismos roedores de alcantarilla que tratan de amedrentar al juez del caso Urdangarín para que deje de meter las narices en la madriguera de la que salen a diario y en tromba centenares de aguarones con corbata.

Si mis hijos aún tuvieran edad para ello, les prohibiría que dejasen bajo la almohada los dientes para el Ratoncito Pérez. Seguro que Bárcenas o Emilio Botín acabarían haciendo con ellos un collar para regalar a Ana Botella o a la Infanta Cristina.

Anuncios

Un pensamiento en “Ratas

  1. Pingback: Fauna pública de roedores. Metáforas

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s