Culos

El forista Ayuntamiento que lo parió disolvió el domingo la sentada que protagonizaban unos 50 ciudadanos en la plaza de Arturo Arias pidiendo algo tan obvio como el libre uso de los espacios públicos. Esta nueva hazaña de la concejalía de Seguridad Ciudadana (sic) se ha remachado con la apestosa y fascistoide disculpa de que se trataba de una “protesta política”. Y uno se pregunta por qué el adjetivo “político” se usa siempre para desacreditar las acciones de los ciudadanos pero, a la vez, se emplea para encubrir cualquier acción que toman quienes gobiernan, como por ejemplo subirse el sueldo o tapar la calle. La política la hacen solo los políticos, al parecer, y se perpetúan en cargos que terminan por ser hereditarios. Pero los ciudadanos que se meten en política aunque sea al sentarse en el suelo para discrepar, son peligrosos y deben ser disueltos, multados y desacreditados. Así nos luce el pelo. Reivindicar Gibraltar es, al parecer, un gesto patriótico, pero reclamar pacíficamente una plaza pública para tomar el sol o una de sidra es una peligrosa exhibición de agitación política anti sistema, urdida por quienes, según el forismo y algunos más que callan y otorgan, no están capacitados para opinar sobre lo que se hace en su ciudad. La madurez política y cívica de los ciudadanos es algo de lo que presumen mucho los gobernantes cuando la gente va a votarles, a apagar un incendio, a donar sangre, o a batir un récord de echar sidra a mayor gloria de la gestión turística local (sic). Pero si los ciudadanos ejercitan pacíficamente  en la calle su capacidad de juicio, sus libertades individuales y sus cabreos ante decisiones políticas que consideran injustas o desproporcionadas, pierden de inmediato cualquier traza de madurez. De inmediato son tratados como menores respondones, como delincuentes descerebrados o peligrosos terroristas que usan su culo sentado como arma de destrucción masiva y desestabilización ciudadana. Lo que está pasando en la plaza de Arturo Arias ya empieza a ser de vergüenza ajena en las manos de un gobierno municipal que convierte su inseguridad particular en un problema de seguridad ciudadana. Las lógicas presiones de lagareros y hosteleros han servido para que se toleren los culetes de sidra en las calles, pero la presión de los ciudadanos no consigue que se les permita colocar sus traseros en la aceras. Resumen: alguien gobierna con el culo o confunde el culo con las témporas. O las dos cosas.

2 pensamientos en “Culos

  1. Ya lo dijo el fundador del partido del que proviene el fundador de este partido “La calle es mía” y eso pasa están intentando hacerse los dueños de la calle, de las plazas y de todo, ye lo que tiene la extrema derecha (que se lo pregunten a los alemanes de los años 30 del siglo pasado)

    (va a tener razón De Lorenzo cuando explicó lo de FAC en inglés).

Responder a Lockhart Flawse Cancelar respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s