Espectáculo

Uno de los últimos engendros televisivos malparido por la televisión pública española es un programa que lleva el ocurrente título de “Entre todos”. La cosa consiste en meter una cámara en el salón de estar de personas que, básicamente, necesitan dinero. Una presentadora con modales de monitora de campamento de la sección femenina y que presume de ser amiga de la sin par Mariló Montero, es la encargada de preguntar a los “concursantes” por los detalles de sus miserias o a qué dedicarán el dinero que saquen esa tarde del circo mediático a punto de comenzar. Desde su modesto hogar, los invitados comienzan a desgranar todo tipo de miserias: quieren montar un negocio para salir del paro, necesitan dinero para el pan, han de pagar la letra de la hipoteca o los libros de texto de los chiquillos. En un punto de su discurso, la mayoría comienza la llorar; algunos de manera queda y compungida, otros hipando, moqueando y sorbiendo mocos a mayor gloria del share de la TVE. Salvo que alguno se detenga a leer un twitter que le haya enviado Teófila Martínez a su cuenta de perroflauta, todos se hacen la autopsia de carrerilla a satisfacción del regidor. En ese momento, la presentadora guay y humanitaria recupera el plano y aprovecha la ocasión para poner en suerte al público que ha acudido al estudio, un surtido de jubilados y ociosos de todas las edades que se sienten privilegiados de asistir en directo a la crisis de otros habiendo dejado la suya propia en el salón de su casa, tan similar al que están viendo en la pantalla. Y ya caldeada la pena, la solidaridad y el morbo del respetable, comienzan a entrar las llamadas de quienes harán los donativos. Cada puñado de euros es recibido por la presentadora con gestos de animadora de baloncesto, más lágrimas y mocos en directo desde el tresillo del dolor, y aullidos, lloros, sudores y aplausos desde las bancadas del respetable. Y así pasa la tarde, con la famosa crisis convertida ya en la mejor materia prima de la comunicación. Nada de ficciones, de guionistas sesudos, nada de análisis. Nada de eso. Se sirven ciudadanos en canal que piden dinero o que lo dan, y así los medios públicos vuelven a enviar el mensaje de que donde comen cuatro comen cinco, de que este es un gran país y de que, con un poco de buena voluntad, entre todos nos arreglamos sin tener que andar por ahí protestando contra el Gobierno y los bancos. Caridad en vez de justicia. En los años sesenta y setenta España escuchaba arrobada “Ustedes son formidables”, programa de solidaridades ciudadanas presentado por el gran Alberto Oliveras en pleno franquismo. El regusto agrio que le queda a uno después de ver “Entre todos” da ganas de decir a sus creadores “ustedes son miserables”.

Anuncios

4 pensamientos en “Espectáculo

  1. Hola Jaime, en un post anterior ya te recomendé que te deshicieras del televisor, empieza a hacer caridad televisiva por ti mismo,

  2. Como no todo van a ser malas noticias te propongo una idea, ¿Por que no escribes un post sobre las iniciativas sociales que están surgiendo en Gijón como por ejemplo la recogida de material escolar por parte del equipo de fútbol del Ceares? (solo por poner un ejemplo)

  3. “un surtido de jubilados y ociosos de todas las edades que se sienten privilegiados de asistir en directo a la crisis de otros habiendo dejado la suya propia en el salón de su casa, tan similar al que están viendo en la pantalla. Y ya caldeada la pena, la solidaridad” VAMOS RESPETAR LOS DEMAS. SI SON JUBILADOS NO SON OCIOSOS. JUSTICIA SIEMPRE SOLIDARIDAD TAMBIEN

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s