Minusválidos

El piadoso ministro Gallardón se marcó el martes un notable discurso acerca de los derechos de los discapacitados no nacidos y de los que ya son ciudadanos de pleno derecho (por decirlo de alguna manera). El ministro de la voz pomposa proclamó sin pestañear que los minusválidos embrionarios han de tener las mismas oportunidades que los minusválidos de a pie. Y lo dijo sin ponerse colorado, sin asomo de vergüenza alguna, sin temblor alguno en la voz, sabiendo que esa seráfica declaración de derechos sobre los embriones que salen mal de fábrica es una broma de mal gusto para quienes tenemos en nuestra familia a algún discapacitado físico, psíquico o de las dos cosas a la vez. Si los embriones con alguna tara que están por nacer van a tener las mismas oportunidades que los que ya se pasean por este valle de lágrimas, Gallardón debería tener la decencia de explicarles en que consisten tales derechos. Con una minusvalía del 85%, un español discapacitado percibe la cifra mensual de 506 euros (12 pagas, no 14) con los que, al parecer, tendría que poder sobrevivir de manera autónoma en su propia casa y, de paso, pagar el sueldo de una persona que se hiciera cargo de ayudarle. ¿Podría Gallardón vivir con esa cantidad, o es que piensa financiar de su bolsillo las vidas de los embriones discapacitados que se empeña en hacer venir al mundo de manera obligatoria? Tal vez el ministro considere que la gracia de dios se manifiesta mejor en seres con parálisis cerebral, síndrome de Down, malformaciones varias y otras destrucciones genéticas. Si el ministro quiere padecer en su vida las calamidades por las que pasó el santo Job, le aconsejo que adopte una docena o dos de discapacitados, que cobre el sueldo base y que se haga cargo de todas sus necesidades sin ayuda. Ánimo. Uno no tiene nada en contra de que Gallardón quiera ser santo, pero lo que no admite es que pretenda serlo en cabeza y ovarios ajenos. Si tanto ama usted a los pobres tullidos haga que los que ya están vivos y coleando tengan una vida digna, igualdad de oportunidades y capacidad para ser autónomos y cobrar una pensión digna. Si no es capaz de hacerlo, aborte usted su propio discurso meloso, paternalista y falso, pronunciado para satisfacción de obispos que, al menos públicamente, nunca se arriesgarán a tener hijos.

Anuncios

3 pensamientos en “Minusválidos

  1. Para esa gentuza los derechos caducan al nacer, sobre todo si naces pobre o con alguna discapacidad. Para eso, ellos tienen la solución para lavar sus conciencias : la caridad. La justicia y la solidaridad no te hacen santo y además es cosa de rojos.

  2. Y al paso que vamos, no van a tener ni eso… Que manía de decirnos lo que debemos hacer.
    Dejen a las personas decidir en un contexto de libertad.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s