Obscenidades

Se ha hablado mucho estos días de un programa de televisión en el que unas chicas monas y recatadas, con falda tableada por debajo de la rodilla,  daban instrucciones para que las pollitas o adolescentes mantuviesen a salvo su virtud y dignidad vistiéndose como es debido. Esta derecha se ha empeñado en una cruzada muy apropiada para los años de plomo de la posguerra, pero harto ridícula en los tiempos del piercing, el tatuaje y los ombligos al viento. El problema es el de siempre, la famosa palabra: obscenidad. A la tribu neoconservadora siempre le ha pasado lo mismo, que consideran más diabólicos los muslos de una chica que los sobres con dinero negro repartidos por Bárcenas y su peña. La obscenidad es un estado mental y social, no un vestuario, pero no lo acaban de entender. La obscenidad está en la cabeza de quien sueña con ella y en los ojos de quien mira sus propias indecencias con benevolencia pero es implacable con la libertad ajena, con los que pasan de los anatemas que ejercen los demás. El pecado ha pasado a la historia tal como lo conocimos. El pecado es un objeto de museo al que siguen sacando brillo de tarde en tarde los obispos y sus monaguillos, pero aquel viejo miedo del padre Ripalda ya no guarda la viña como hace medio siglo. Ahora hay más gente que se escandaliza por la corrupción política  y el paro que por ver como alguien enseña el canalillo. La decencia se predica con el ejemplo, no con documentales ñoños. La obscenidad se erradica construyendo una sociedad sin trampas y con igualdad, en la que las niñas se vistan como les de la gana pero sepan que podrán estudiar en libertad y gratuidad y que, a demás, podrán trabajar sin ser explotadas. Pero al Gobierno y a la televisión pública les interesa más decirles a las niñas que no se vistan como putones, que explicarles por qué Rajoy lleva con el culo al aire desde que tomó posesión.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s