Dimisión

Dios le ha pedido al Papa que dimita. Para dar ejemplo, se supone. Es cierto que aquí no dimite ni Dios, pero lo que no se le puede negar es que Dios ofrece en bandeja unas cabezas de turco estupendas para que el respetable esté entretenido. Dios siempre ha tenido un concepto del espectáculo muy depurado. Lean el Apocalipsis y verán. Recordemos que con la misma, hace veinte siglos que Dios mandó crucificar a su hijo, o sea le hizo dimitir en vida y a golpes, porque así se cumplirían ciertos designios milenarios anunciados por los profetas. Dios es misericordioso, según se dice, pero cuando se pone a aplicar un ERE no se anda por las ramas y trata al Papa como si fuera el último monaguillo. Lo que no sabemos es si como patrón de patronos y hasta de santos patrones, Dios también paga los milagros en negro, porque los milagros son como horas extras de las fe, requieren una dedicación especial y eso hay que pagarlo aparte. Si Dios ejerce de empresario eterno como lo hacen Díaz Ferrán o Arturo Fernández, el Cielo no aguantaría una auditoría. ¿Dimite el Papa porque sabe los chanchullos del altísimo a la hora de repartir subsidios de gracia de Dios en la sacristía y sin pasar por la contabilidad? ¿Reparte Dios sobres de indulgencias a los enchufados? ¿Perdona Dios en B y sin rezar penitencia? ¿Mantiene el cuento de que hay infierno para seguir recaudando limosnas? Igual el silencio de Ratzinger es a partir de ahora tan apreciado como el de Bárcenas. Todos los tesoreros saben demasiado. El hecho de que la guardia papal sea suiza ¿le daba ventajas a la hora de abrir cuentas en bancos de Basilea? También nos quedaremos con la duda. En una empresa como la Iglesia en la que la jubilación anticipada no existe, es una bomba que el consejero delegado del asunto, el que manda, abandone por motivos de salud y con la pila del marcapasos recién cambiada. Algo ha pasado en el Vaticano o en el mismísimo cielo, aunque siempre será secreto de confesión. O de confusión. Lo mismo es que hace ya tiempo que Dios no es católico, ha perdido la fe y tiene claro que la Iglesia, como negocio, es un pufo aunque tenga contabilidad paralela. Igual la próxima dimisión es la de Dios. Veremos.

Anuncios

Un pensamiento en “Dimisión

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s