Búnker

En este país hemos visto en directo un golpe de Estado en el Congreso de los Diputados, pero no vamos a poder ver la comparecencia ante nuestro Parlamento del señor Draghi, presidente del Banco Central Europeo. El hecho de ser un país colonizado e intervenido tiene estas cosas, que nos toman por idiotas y no se molestan en ocultarlo. La comparecencia de Draghi tiene dos rombos, es para mayores de 18, y los ciudadanos, todos menores de edad, nos iremos a la cama sin verla. Los que mandan en nuestras vidas presentes y futuras, los que nos meten la mano en el bolsillo hasta el saqueo, vienen a hablar a nuestro Parlamento, al que al parecer nos representa, pero no se puede saber lo que dicen. No estamos preparados, al parecer.

En 1981 vimos por la tele a los guardias civiles con su cabezón de charol tratar de tumbar a Suárez y Gutiérrez Mellado, pero no veremos a un señor italiano, al que no hemos elegido para ese cargo nosotros ni nadie, subirse a hablar acerca de nuestra ruina a la misma tribuna a la que se suben nuestros legítimos representantes. Igual es que allí dentro se va dar un golpe de Estado económico (otro más) y no quieren herir nuestra sensibilidad dejando que veamos en directo o en diferido como alguien que no se ha presentado a ningunas elecciones decide por encima de nosotros y de todos los que estarán allí sentados dando cabezadas. Tejero se subió al estrado en directo, con la pistola el ristre y dando gritos cuarteleros, a secuestrar la democracia. Mario Draghi se subirá al mismo estrado con modales muchos más finos, traje italiano y zapatos finos, sin duda, pero con unas intenciones que, salvando algunas distancias, se dirigen a decapitar la capacidad de decisión, juicio y protesta de toda una sociedad. Igual es que ya estamos todos embargados y empiezan por el edificio de Las Cortes. Ya nos temíamos que el Parlamento era un club reservado a pocos, pero por lo menos nos dejaban mirar de vez en cuando. Lo que no es de recibo es un cerrojazo de este calibre, esta falta de respeto con quienes, al parecer, somos los soberanos populares de esa casa que cada día se parece más al búnker del tío Gilito o al patio de Monipodio.  

Anuncios

2 pensamientos en “Búnker

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s