Escritor

La Fundación Ideas me ha dado una idea. Parece mentira que una institución con un nombre tan pomposo no haya sido capaz de aportar hasta ahora nada sustancial a esta sociedad algo perpleja e idiotizada, tan falta de ideas, pero más vale tarde que nunca. La Fundación Ideas me ha dado la idea de inventarme un escritor que sea mi otro yo, mi “alter ego” en las letras, para ver si consigo vivir decentemente de lo que él escriba. Como saben, el director de la tal fundación, de nombre Mulas para más señas, y su ex mujer, tramaron la brillante de idea de encargar artículos y trabajos literarios a una escritora inexistente que, como tal, cobraba 50.000 euros al año. Eso sí que son ideas y no lo que a uno se le ocurren para rellenar estos modestos billetes. Al ser esta notable autora inventada por los Mulas un ente imaginario y no poder tener cuenta bancaria dada su calidad de fantasma, donaba sus pingües beneficios a los señores de Mulas. La escritora facturaba tres mil euros por cada pieza en la que lo mismo hablaba de cine guineano, la alianza de las civilizaciones o la sopa de marisco. Todo texto escrito por ella tenía la venta asegurada y a unos precios que no se pagarían ni en el país de Jauja, 16 céntimos por letra, ahora que el precio por palabra no llega a un céntimo en el mercado de la gramática. Yo me he propuesto poner en práctica esta sugerencia tan ideal de la Fundación Ideas.
Mi plan es inventarme un escritor falso que sea capaz de sacarme de pobre, poner a trabajar a mi otra mitad con posibilidades comerciales para conseguir vivir de esto. Firmando como Jaime Poncela nunca he conseguido comerme una rosca, ni vivir de otras letras que no sean las letras de cambio, de manera que igual me invento un escritor para el que yo trabajaré como “negro” a cambio de cobrar su sueldo. Escribiré sus artículos, él los firmará y, al tratarse de un autor nuevo y bien promocionado, cobrará un pastón que, al no existir él, trincaré yo. Puede que me plagie a mi mismo con otro nombre. Me haré pasar por mi mismo con el nombre de otro algo que, al fin y al cabo, todo el mundo ha querido hacer alguna vez en su vida. Ahora que está de moda reinventarse, yo voy a desdoblarme. Igual lo mejor de mí mismo está por descubrir y me da de comer el resto de mis días.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s