No jodas, Arturo

Se me han puesto los pelos como escarpias oyendo estos días los lamentos ferroviarios de Artur Mas, quejoso de que su Cataluña del alma sea, al parecer y según dice él tras calarse la barretina como otros se calan la boina, la comunidad con menos infraestructura pública de comunicaciones. Trágico. Si no fuera porque a la misma hora en la que él inauguraba otro tramo más del AVE había 700 pasajeros del Alvia Gijón-Madrid atrapados en un túnel a la altura de Medina del Campo, pasajeros que fueron rescatados con una linterna y una llave inglesa tras varias horas de frío y oscuridad, yo mismo abriría una suscripción popular para regalarle un Ibertren nacionalista al pobre Arturo. Probín. Lo que uno se pregunta para compensar esta ola de papanatismo mediático y político que convierte un estornudo catalán en una gripe para el resto de España, moviliza periodistas, príncipes y presidentes, es qué cosas diría el muy honorable Arturo en caso de haber sido presidente de Asturias.

No se me ocurren qué sonoros epítetos, qué desgarradores gritos, qué militares arengas y desmelenados llamamientos a la rebelión se escucharían en la plaza de Catalunya en caso de que el señor Mas tuviera que presidir una región sin AVE, con sus dos ejes de salida por carretera hacia el Este y el Oeste sin terminar, con un tendido ferroviario hacia la Meseta diseñado en el siglo XIX y teniendo que pagar peaje para ir a Madrid por autopista. Y no digamos nada si le cupiera al honorable el honor de ser alcalde de la mayor ciudad de Asturias y se viera obligado a gestionar una tomadura de pelo del calibre del plan ferroviario de Gijón. Por arte de magia negra, incapacidad, idiotez o sabe Dios que más cosas, lo que iba a ser el mayor cambio urbanístico de la historia de Gijón corre el peligro de quedarse en una explanada para aparcar camiones y un túnel para poner sidra a enfriar antes de beberla para olvidar. Así que, antes de plañir como una viuda, don Arturo debería aprovechar los muchos trenes que tiene a su disposición para salir de su ensimismamiento nacionalista y darse un paseo por el resto de España, este país que oprime los históricos derechos catalanes, pero que está lleno aún de capitales y ciudades medianas o pequeñas que siguen reclamando lo que Cataluña tiene ya hace años y por duplicado. Dicho de otra forma: no jodas, Arturo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s