Tiritas

Cuando las decisiones políticas se usan como armas arrojadizas el coste de los daños que generan suele ser muy alto. Es como, valgan las distancias, dejar a un chimpancé jugar con un saco de bombas. Seguro que el simio es más prudente con los explosivos que quienes nos gobiernan disparando con pólvora ajena. En Gijón, conocida también como Forolandia para los amigos de los cuentos y los cuentistas, tenemos a la vista estos días dos claros ejemplos de lo caro que nos sale a todos que a algunos les de gobernar con el hacha o con el capricho. Por una parte, el destituido director del Puerto de Gijón, señor Díaz Rato, cobrará la nada despreciable cifra de más de 330.000 euros. ¿La lotería? No, mejor: es lo que cobrará de indemnización tras ser despedido de forma indebida, por simple y pura venganza cuando le faltaban 14 meses para jubilarse por lo legal y casi gratis. El escarmiento chuleta y matón que Cascos y el casquismo quisieron dar a uno de sus enemigos viscerales nos ha costado a todos la misma cantidad de dinero que no ganaremos en toda nuestra santa vida. Qué grandes son. Tenemos gestión política de saldo, pero a precio de Tiffany’s. Ahora viene el pufo de 700.000 euros de vellón que las doctoras Moriyón (ejerciente) y Pilipardo (durmiente) se van a gastar para poder jugar a los médicos con su servicio municipal de emergencias. En una ciudad con tres hospitales y  un centro de salud por cada barrio y pico, ya me dirán a santo de qué hay que fundir ciento y pico millones de las extintas pesetas en un chiringuito sanitario o casa de socorro posmoderna. El PP de Rajoy se lía recortar en sanidad por toda España, pero el PP de Pilipardo quiere montarnos un hospitalillo de caridad. La alcaldesa gobierna en minoría electoral comatosa y recibe respiración asistida de un PP en el desguace que está aprovechando la debilidad de la eminente cirujana y la paraplejia de la izquierda mayoritaria, enclaustrada de nuevo en su partido y jugando a las casitas tras aplicarse cataplasmas congresuales.  Con este diagnóstico político nuestros males de ciudadanos no se curarán en mucho tiempo, aunque Foro y el PP nos monten un dispensario municipal en el que la doctoras Pardo y Moriyón dispensarán tiritas por las tardes.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s