Harina

Se entretiene el CIS haciendo una encuesta muy rotunda sobre las preocupaciones de los españoles: el paro, la crisis y los políticos. Olé, los visionarios. Para ese viaje no hacían falta alforjas. Hace un par de semanas escuché otro sesudo sondeo que llegaba a la conclusión de que el 60% de los trabajadores españoles estamos más estresados que hace un año. ¿No me digas? Hay encuestas tan previsibles como los discursos de Navidad del Rey o el resultado de las elecciones de Venezuela. Para contarnos lo que ya sabemos podrían ahorrarse el dinero. Sólo hay que bajar al bar a tomar un par de vasos de vino para estar al cabo de la calle de lo que viene siendo la opinión pública. A cambio de dejar de hacer encuestas en las que se pregunta de qué color es el caballo blanco de Santiago, uno sugiere que empecemos a encuestar a los políticos para saber qué es lo que les preocupa a ellos. Una vez le preguntaron a Julio Cortazar qué opinión tenía sobre Mafalda, el repolludo personaje dibujado por Quino (yo siempre fui más de Manolito). Cortázar, que sabía latín además de tener algún gen gallego en su ADN, respondió que lo importante no era lo que él pensara sobre Mafalda, sino lo que Mafalda pensara sobre él. Pues en esto de las encuestas yo sostengo que lo significativo no es lo que los ciudadanos pensemos sobre el paro, la crisis o los políticos, sino lo que los políticos piensan sobre el paro, sobre la crisis y sobre nosotros. Lo mismo quedábamos de piedra al comprobar que la mayoría de los inquilinos del Congreso, el Senado y el Gobierno dejaban esas respuestas en blanco o las despachaban con un “no sabe, no contesta”. El paro no debe ser preocupación alguna para la mayoría durante los próximos cuatro años, muchos más si saben trabajarse al líder que compone las listas cerradas. La crisis no les ha rebajado los salarios, las dietas y otras canonjías asociadas al cargo. Y los únicos políticos que le preocupan a un político no son los adversarios naturales, sino sus compañeros de partido. De manera que así, de un plumazo se han quitado de delante los tres problemas que atormentan al resto de los ciudadanos normales y gracias a la policía se pueden quitar de delante también a los ciudadanos normales si, llegado el caso, a estos les da por protestar donde no se puede. Mafalda tenía razón: “Todos creemos en el país, lo que no se sabe es si a esta altura el país cree en nosotros”, pero más razón tenía aún Manolito: “Nadie puede amasar una fortuna sin hacer harina a los demás”.

Anuncios

Un pensamiento en “Harina

  1. Genial por Quino, por su hija Mafalda, por que es nuestra amiga y hermana, y por tí, por decirlo y expresarlo a las claras, como debe ser.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s