Circulen

Probado ya que el carné de conducir por puntos ha retirado de las carreteras a un montón de energúmenos, suicidas y otras subespecies del mono, convendría insistir en la posibilidad de implantar el DNI por puntos con una finalidad similar. Un servidor ya lo ha sugerido en varias ocasiones y no se cansa de hacerlo al ver la gran cantidad de kamikazes de la vida civil que circulan a diario por las carreteras secundarias de nuestra vida, poniendo en peligro nuestras existencias o, al menos, nuestras paciencias. No se puede andar por la vida ni por la carretera haciendo trompos como un descerebrado, superando los límites de velocidad convenidos o metiéndose adrede en los charcos para salpicar a las viejecitas que pasean, ellas tan pichis. Vivir es tan peligroso como conducir si uno no sabe manejarse a sí mismo o manejar la máquina en la que viaja. Controlar las distancias, ceder el paso, respetar los semáforos, los pasos de peatones y aún las cañadas ganaderas, son requisitos imprescindibles para ponerse al volante del coche o de la vida diaria de uno. De no respetarse esos límites lo mismo se invade el carril contrario que una vida ajena, o igual se manda a la cuneta a un coche o a otro tipo en un adelantamiento sin escrúpulos. Ciudadanos como Rafael Hernando, el diputado de aspecto borjamari que insulta jueces en nombre de la democracia, o la monja alférez Cristina Cifuentes, delegada del Gobierno en Madrid dispuesta a “modular” el derecho de manifestación, serían en este momento dos firmes candidatos a perder todos los puntos del carné de identidad. Ambos se han saltado todas las señales, todos los stops y se han pasado de frenada hasta el infinito y más allá. Pero a esta lista encabezada por dos indignísimos cargos públicos pueden añadir ustedes los nombres que deseen, o las tipologías que crean merecedoras de la retirada de los puntos de su DNI: los que fuman en el ascensor, quienes no recogen la caca del perro, los que gritan constantemente, esos atletas que aparcan en la plaza del minusválido, los que ponen la música al alto la lleva, los que abusan de la miseria ajena, los atechados, los jetas, los cínicos, los hijos de perra de toda la vida… Hagan sus propuestas. Si uno debe llevar una “ele” delatora en el cristal trasero del coche cuando es un conductor novel, no sé por qué no se ha de colocar otra letra similar en la chepa a quienes se empeñar en hacer aún más intransitable este Angliru cotidiano. Circulen, por favor.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s