Barrio Sésamo

No entiendo nada. El gobernador del Banco de España (no sé si este señor tiene a la vez rango de alcaide de prisiones) ha dicho que subir las pensiones un 1% pone en peligro la estabilidad del déficit. Yo vivía en el error. Nunca me imaginé que tantos pensionistas que no llegan a mileuristas pudieran poner en riesgo nuestro generoso sistema económico, dispuesto a regalar cien mil millones de euros a los bancos sin que el gobernador de marras haya dicho nada. No entiendo nada, está claro. Luego me dicen que el peligro para la democracia lo personifican los manifestantes que ejercitan la libertad de expresión. ¿El peligro de involución democrática son esos que gritan?, pregunto. Me dicen que sí que son ellos, no los partidos políticos apalancados y el Gobierno que aprueba reformas y recortes que se pasan por el arco de triunfo los derechos fundamentales que consagra (uno también sabe ponerse solemne) la Constitución Española. Reconozco que no me aclaro. Y luego, para rematar, vino sentencia del juez Pedraz. Yo, que antes era periodista, creí que lo importante era que la Audiencia Nacional dejara claro que no se puede criminalizar a cualquiera que quiera levantar la voz cuando le pisan la cabeza. Pero no, me equivoqué de nuevo. Lo más importante no es la sentencia, es que el juez haya dicho en ella que la clase política despide un tufo decadente de cuidado. (Esa es una cosa que se dice mucho en la calle pero, al parecer, los jueces no pueden coger cosas que encuentren en la calle porque se quedan sin independencia). Y yo sin enterarme por tercera vez, sin aprender a analizar la realidad como es debido. Así las cosas me alarma de manera especial la noticia de que “Barrio Sésamo” llegue a desaparecer de las televisiones. No puede ser. Necesito a la rana Gustavo y a Coco para que me expliquen bien la diferencia entre pensionistas y banqueros, golpistas y demócratas, patriotas y paletos, pijos y fachas, europeístas y papanatas, comisarios europeos y comisarios de policía, por encima y por debajo de nuestras posibilidades, grande y pequeño, ahorro y atraco, gobierno y oposición, rescate y secuestro, hipoteca e hijoputa, policías y palizas, orden público y represión, derechos y deberes, ciudadanos y súbditos, víctimas y verdugos, programas electorales y mentiras. Son demasiadas cosas. Barrio Sésamo no puede desaparecer.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s