Fotos

El New York Times publica en primera fotos de españoles que rebuscan comida en la basura. Si esta es la primera repercusión de la campaña de promoción de España que pusieron en marcha don Mariano y don Juan Carlos, vamos dados. Claro que una golondrina no hace verano y un pobre no hace una recesión, pero algo de verdad hay en que una imagen vale más que mil palabras. Nosotros los españoles tampoco nos creemos que todos los yanquis sean miembros de la asociación del rifle, ni que todos los agentes del FBI son unos gilipollas arrogantes, pero tanta insistencia televisiva sobre ciertos tópicos acaba por calar. La foto de un compatriota rebuscando en la basura publicada por uno de los diarios más prestigiosos del mundo, ha sido  de difusión simultánea a las imágenes de  la tangana tercermundista que los antidisturbios y su piadoso ministro del Interior montaron el martes alrededor del Congreso de los Diputados.

El tipo que encarga el menú del día del contenedor y los guardias solmenando con la porra como en los mejores tiempos vienen a ser más de lo mismo, ambas imágenes componen una estampa que rememora una España que ya creíamos todos bien enterrada bajo toneladas de progreso, democracia y libertad. Pero no. La “marca España”, como pomposamente llamamos ahora a lo que Fraga denominó hace medio siglo “Información y Turismo”, es una entelequia que se nos cae de las manos a causa de una política económica tan represiva como la política de orden público, expresiones ambas de un concepto salvaje de la gobernanza en el que el ser humano y sus necesidades cuentan cada vez menos.

El hombre que come gaspies o la familia que espera el desahucio bancario son una parte de ese cuerpo social que se manifestaba el martes ante el contenedor (arquitectónico) donde, al parecer, reside su soberanía cuyos representantes, paradójicamente, se sienten amenazados y sacan a la policía a que los defienda de aquellos que los han elegido, pagan sus sueldos y soportan sus decisiones. El Congreso es inviolable, claro, pero no menos que nuestros sueldos, nuestras pensiones, nuestro futuro y nuestro derecho a manifestarnos antes de que el New York Times saque nuestra foto con la cabeza metida en el contenedor o molida a toletazos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s