Palabras reales

Gracias a esta debutante Fundición Príncipe de Astucias me he enterado de que el Rey de España y su séquito de mustios pelotas con dentadura de hiena sonriente expropian palabras. No se puede usar el dominio internáutico Fundición Príncipe de Astucias porque también es de ellos. ¡Qué grande es la democracia del embudo! Uno nunca tiene bastante, Majestad. Cotos de caza, tías buenas, negocios, todo pago desde la cuna hasta el panteón, chófer con derecho a colleja, mucama para los nenes, avión, palacio, palacete, yate, ya te oí, balandro, caballo para la hípica, palco, corona, prótesis de carbono (14), elefantes, osos y todo lo que se tercie alicatado hasta el techo. El mundo es suyo, Señor, y resulta que ahora usted y sus eficaces lameculos también quieren trincar las palabras de los demás, dominar hasta los dominios que son del dominio público, poner en el diccionario carteles de “prohibido el paso, propiedad real”. Como decía el clásico: “De Somió acá ye tó de mio pá. De aquí a Somió todo ye mió”. Con lo mal que se les da los Borbones hablar en público y resulta que son dueños hasta de las palabras que no les corresponden. ¿Las querrán para el discurso de Navidad?
Así las cosas, creo que Su Majestad debe ordenar a su querida nuera la periodista que haga una lista de palabras de uso regio que llevarán el marchamo de “proveedoras de la Real Casa” como quería poner en sus tabletas de turrones aquellos dos caraduras berlanguianos llamados Planchadell y Calabuig.
Por ejemplo, la palabra zarzuela queda expropiada para mención exclusiva de la residencia real. Los que vivan de las zarzuelas de marisco o de interpretar las del maestro Ruperto Chapí que se vayan buscando otro nombre para sus fritangas y sus músicas. Otrosí, nada plebeyo podrá ser calificado de real porque ese adjetivo es sólo aplicable a las personas, lugares, casos y cosas borbónicas. Quiere ello decir que el platónico y manido concepto de vida real sólo definirá la existencia de la Familia Real y allegados. Las otras vidas serán vidas a secas. Diremos, por ejemplo: “don Iñaki Urdangarín, balonmanista en sus inicios, es en la vida real un astuto defraudador”, o “don Juan Carlos de Borbón es, en realidad, hijo de un señor que tomaba güisqui en Estoril. En la vida real dedica su tiempo a la caza de elefantes”. Ahí lo ves. Y si a mi me da la real gana de decir que viva la República, deberé dejarlo en gana a secas so pena de multa y encierro en la torre de Marivent. Y las únicas reales hembras serán aquellas que pasen a formar parte de la comitiva regia. Será denunciable llamar así al resto de las señoras por muy mollares que nos parezcan. El epíteto chorizo se lo queda en propiedad don Iñaki, y Sofía dejará de ser el nombre dado a la capital de Bulgaria y será entronizado y customizado para uso exclusivo de nuestra sencilla, melómana y esquiva reina. Melchor, Gaspar y Baltasar serán Magos a secas, como Aramís Fuster, dejarán de proclamarse las reinas de las fiestas de Vitigudino, por poner un caso, y es probable que una bula papal retire a Dios el título de Señor para que sólo el Rey pueda hacer uso del mismo. En decretos posteriores se podrán expropiar y personalizar también las palabras capullo, zángano, vividor/a, trepa, papanatas o zampabollos.
En la Fundición Príncipe de Astucias queremos llamar a la generosidad de los pueblos de España para con sus monarcas y allegados. No tengan reservas, cedan palabras para uso exclusivo de la Real Casa (las de los demás están sin pagar, así que son irreales). Tal vez algún día se les haga el regalo de la última de la colección: exilio.

Anuncios

3 pensamientos en “Palabras reales

  1. Como habitante de Ciudad Real, merced a estas reales expropiaciones lingüísticas empezaré a vivir en la Ciudad más sosa y sinsustancia de la geografía ibérica. A ver, que serlo ya lo era, pero si nos quitan lo Real es un poco como si nos quitan lo bailao, y de ciudarrealeños pasaremos a ser… ¿ciudadanos? Por favor, qué vulgar. Menos mal que nos queda el gentilicio apócrifo de “culipardos”…

  2. Pingback: Monarcosis preventiva « La radio interior

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s