Ballena

Un periódico muerto es como una ballena varada: belleza inerte, historia derrochada, esfuerzo y evolución de décadas convertidos en despojos por los golpes de mar, las gaviotas que pican el corpachón ya podrido que, aún no hace mucho, provocaba admiración o temor. Ante una ballena muerta y varada uno piensa que, finalmente, la vida es un largo viaje a ninguna parte. Se ha muerto la Voz de Asturias tras 89 años de navegar desde las superficies más cotidianas y domésticas de la asturianía, hasta las aguas negras y abisales de la política, la corrupción, o la crisis.La Vozde Asturias llevaba cinco lustros en peligro de extinción, sorteando galernas, bajos fondos y tempestades, capeando el temporal como hacen las viejas ballenas marcadas por las cicatrices de los arponeros, pero sacando de nuevo la cabeza y un chorro de noticias con el que volvía a mostrar otra vez señales de vida . Había dado algún susto embarrancando su cuerpo en orillas complicadas y fangosas, con mala salida del barrizal. La ballena pasó por algunas agonías con mala pinta, dando coletazos desesperados, pero el bicho aún tenía vida y ganó de nuevo el mar abierto empujado por la ilusión de muchos periodistas, técnicos y empresarios, por lectores para quienes el papel escrito es un animal de compañía cuya extinción no debe permitirse. Pero nadar a contracorriente en las mareas del mercado no es hacer surf en las playas de California. Corren malos tiempos para la palabra, que es el alimento de los periódicos, y para las finanzas, que son las corrientes favorables que permiten navegar sin novedad a estos viejos y señoriales monstruos que representan otra forma de entender la vida diaria, la comunicación y la historia de las sociedades.La Voz de Asturias ha quedado varada en las orillas del mercado implacable después de remar 89 años seguidos. Hemos perdido todos una parte de nuestra historia colectiva como región, y tenemos una opción menos de saber cada mañana lo que pasa en ese océano  revuelto que se llama mundo.

La Voz de Asturias era una vieja ballena amenazada a vivir en una pecera. Para vivir así, mejor morir. Un abrazo a quienes navegaron con ella hasta el final.

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s