Bazas

Si este país no necesita una huelga general tampoco necesita otras elecciones. Son dos lujos que molan mucho sobre el papel, que funcionan como los efectos especiales de cualquier democracia que se precie, pero que tendrán nulos efectos sobre nuestra vida cotidiana. Fuegos fatuos. Sombras desde el fondo de la caverna de Platón. Y esto se debe a que ni los sindicatos ni los políticos tienen poder alguno sobre la realidad, aunque siguen viviendo la ilusión de que una buena manifestación dominguera o un masivo mitin fin de campaña influyen sobre lo que nos está pasando. Y no es verdad porque ellos tampoco tienen ni la menor idea de cómo se tapa la hemorragia que nos está desangrando. Ellos ya no mandan. Los que se presentan a las elecciones otra vez porque no saben pactar, gobernar o ceder dicen que no nos podemos permitir una huelga general. Los que convocan la huelga general porque no tiene más remedio dicen que no nos podemos permitir unos políticos como estos. Algunos de los que quedamos en medio de ambas convocatorias sólo sabemos que, al paso que vamos, no nos vamos a poder permitir ni pagar la hipoteca. Lo demás, manifestaciones y elecciones, le parecen a uno ejercicios cansinos, voces en castañeu, brindis al sol que evidencian la impotencia interior que se siente ante una realidad en la que sólo contamos como cifras de manifestantes o de votantes que unos lanzan contra otros como boñiga seca. El resto del tiempo somos tan necesarios como una huelga o unas elecciones a destiempo.
Somos un país excesivo, que sufre como el cordero llevado al matadero o que se levanta de las patas de atrás a la primera de cambo. Siempre hemos sufrido y protestado por encima de nuestras posibilidades, hasta para manifestarnos en calles y urnas. Como el tahúr del tango, nos ponemos a jugar a las siete y media y nunca calculamos: pedimos carta con seis y nos plantamos en dos y medio. Los que tienen todos los ases en la manga se mean de risa con las huelgas y las elecciones y siempre ganan la partida.

Un pensamiento en “Bazas

  1. Bueno, hemos de decir que, al menos, los que están ahora, que no han hecho nada “porque no saben pactar, o gobernar o ceder” prefieren convocar de nuevo elecciones en lugar de estar tres años más cobrando por no hacer nada… que es lo que hubiera hecho la mayoría. No es un brote verde, pero es un gesto de honradez, aunque nos cueste una pasta y, en el fondo, la honradez se quede en el gesto…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s