Cine

Entiendo bien que haya ganado el Oscar una película muda y en blanco y negro. Esa película es una pura modernidad, la metáfora perfecta de este mundo real, un mundo gris y callado con banda sonora de organillo tocada por una orquestina que dirigen los habituales para que bailemos al son que tocan. La película que ganó el Oscar no es ninguna antigualla, es moderna, recién salida del relato de nuestras vidas, unas existencias que se están decolorando a pasos agigantados y en la que la capacidad que tenemos de tomar la palabra para discrepar tiende a cero. Nuestras vidas no son ríos que van a dar a la mar,  sino fotogramas que aspiraban a ser tecnicolor y viran ahora del sepia al marengo más impertinente. El cine mudo fue el cine de la gran depresión y estamos en ella otra vez, así que la Historia ha hecho el gran bucle desde los hermanos Lumiere pasando por el eastmancolor. En esta revival del cine mudo, nosotros somos esos miles de hombrecillos que atraviesan corriendo las avenidas, que miran hoscos la cámara a la salida de la fábrica o saludan al cameraman bebiendo agua de un botijo a la sombra y al solano, sonriendo como autómatas. Hay gánsteres engominados y bigotillo fascista que dominan el mundo desde las cloacas o los tribunales, hay actores gangosos o con frenillo  que hacen perfectamente el papel de presidente porque no se les oye la voz. Igual se tienen que retirar cuando llegue del sonoro. Era mentira que el cine en tres dimensiones fuese a triunfar por ser igual que la vida. La vida de la mayoría cada vez es más plana, más descolorida, con menos relieve. Lo único que destaca en las pantallas son las porras de los guardias que abollan estudiantes, o los dedos acusadores de políticos y economistas que nos acusan de vivir por encima de nuestras posibilidades. Sólo los telediarios son cine en 3-D porque hasta nuestro salón entra el mechoncillo blanco del yerno real acusado de mangante, los morritos de la vicepresidenta que nos sube el IRPF o la silicona de las tetas de Belén esteban, esperpento nacional para estos tiempos en los que solo se puede mirar, andar rapidito y callar porque sólo tenemos dos opciones: blanco o negro.

Anuncios

Un pensamiento en “Cine

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s