Abortos

Para poder abortar en el estado de Texas (USA) la madre dimisionaria es obligada a escuchar el corazón del feto del que va a deshacerse. La cosa es un poco “gore” y peliculera, aunque tiene su lógica y hasta evita algún aborto. Es posible que haya que aplicar esta misma medida preventiva al Gobierno de Cascos cada vez que decide abortar retoños de la moribunda Asturias. Los latidos (más de 800 a la vez) de la RTPA, los de miles de ciudadanos que salieron a la calle en apoyo del Centro Niemeyer, o los de las decenas de miles que han llenado los cines en las sesiones del Festival de Gijón deberían ser suficientemente disuasorios para no matar lo que está bien vivo. Si se dice que los gobernantes son los padres y las madres de la patria, los gobiernos de FAC tienen una propensión cada vez más acusada a devorar a sus hijos. Y a la sordera. Jovellanos no lo habría hecho. Seguro.

Anuncios

Un pensamiento en “Abortos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s