Emigrar

He leído que un arquitecto experto en paro se dedica a vender jamón y poner vasos de vino detrás de la barra de su propio bar. Si los arquitectos se dedican a manejar el cuchillo jamonero porque ya no manejan el tiralíneas ¿qué les queda a los camareros de toda la vida? Un señor que construía casas se ha tenido que auto emplear poniendo tapas de jamón cortadas con plomada y nivel porque lo suyo, lo de construir casas, no da de sí ni para un bocadillo de mortadela. Los tiempos en los que cada título en Arquitectura llegaba con un jamón debajo del brazo, una novia mona y de buena familia y un chalé en Somió con descapotable a la puerta, se han acabado. Ahora, bajo el brazo de los niños y de los licenciados que llegan a la vida o la edad laboral en estos tiempos no hay nada de nada, ni una hogaza de pan, se la han comido por el camino. Los titulados universitarios de ahora, sean de lo que sean, han de dedicarse al socorrido negocio de la hostelería para evitar tener que vivir de sus abuelos hasta que pueda empezar a vivir a costa de sus nietos.

Mientras esto pasa en el pujante imperio capitalista, los chinos que huían de Mao y vendían rosas en los bares de copas de madrugada se han hecho ya los dueños del rosal en todas sus variedades florales, del bazar en que venden el tiesto que los contiene, del invernadero que los cobija y de la finca completa con todos sus jardineros. Nosotros les ponemos a ellos las tapas de jamón y rezamos para que atraquen cruceros cargados de rusos con dientes de oro, abrigos de pieles y carteras llenas. Los rusos que llegaban hace años eran arquitectos o ingenieros en paro que trabajaban de camareros o mayordomos en España ¿Les suena? ¿Y aquellos indios de turbante que no tenían rupias ni para una culebra que encantar? Son los dueños de nuestras siderurgias. Tienen una en cada mano y más manos que Shiva, que tiene cuatro.

El viejo mundo es cada vez más viejo y el emergente ya ha sacado mucho más que la cabeza. Aquí vamos camino de ser un solar donde ya no están a salvo ni los arquitectos. Será ley de vida y tal vez volveremos a emigrar todos a Alemania para soñar con que Ángela Merkel nos da el pecho.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s