Otoño

Me tenía engañado este verano otoñal. Me tenía engañado pensando que todo el año se puede ir de manga corta, o que el color de los bosques se quedará así hasta el verano que viene. Sentía estos días una felicidad solar y elemental, con olor a huertas cuajadas de las primeras berzas, a la primera sidra de los llagares, con la visión nocturna al amanecer de un cielo tan limpio y estrellado que parece recién creado. Pero la muerte de un niño de 16 años que cruzaba una calle camino del instituto ha volcado este carrito de placeres básicos que estaba siendo nuestro otoño veraniego y me ha hecho salir del engaño plácido.

Morir a los 16 es un titular que no permite más comentarios. Morir a los 16 es haberlo dejado todo pendiente, ser pasado cuando aún se esperaba por el futuro. La misma vida que regala otoños dorados en los que la gente aún pasea descalza a la orilla del mar, es la que deja caer de su enramado a un chaval de 16 años que no era aún fruta madura. No estoy preparado para presenciar veranos tan largos ni vidas tan cortas. Ambas cosas me ponen un nudo en la garganta porque no las entiendo y lo que no entiendo me da miedo. Me tenía engañado y algo hipnotizado esta placidez de octubre, este aire templado, las noches silenciosas y estrelladas y las mañanas llenas de adolescentes explorando los primeros arrabales de la vida, cargando con sus carpetas, y sus mochilas con sus miedos, con sus hormonas, sus complejos, sus éxitos y con sus amores. Cargando entre el tráfico con los primeros pesos de la vida.

Yo presenciaba este paisaje maravillado por igual ante la belleza de las hojas rojizas del bosque y el tesón o la desgana con que las bandadas de adolescentes cruzan la calle en su migración anual hacia las aulas, en su viaje por etapas hacia eso que llamamos la edad adulta. En esa travesía cotidiana ha muerto uno de ellos. Tenía 16 años y deja padres huérfanos, amigos que se estrenaron ante la cara de la muerte y una tremenda desazón general que no cura ni la visión de este otoño dorado y tan engañoso como la vida.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s