La teta y la EGB

El resumen de esta semana no deja lugar a dudas sobre lo poco que ha evolucionado la humanidad desde que dejamos de despiojarnos mutuamente para aprender a usar el cepillo de dientes. A saber: siguen tirando más las tetas que las carretas (véase el asunto Scarlett Johansson y lo que no es el asunto). Tal es así, que la política municipal gijonesa se lleva rigiendo por cuestiones mamarias desde hace dos meses. La política sigue siendo hormonal por mucha democracia que nos adorne. Ya sea por testículos o por mamas, siempre hay alguna glándula corporal que nubla el buen criterio de los políticos. Aquí siempre se ha gobernado a golpe de bragueta, de riñón o a pecho descubierto, pero mal. Lo de siempre. Luego llaman pornografía a enseñar partes del cuerpo. A mí me escandaliza más cuando quienes mandan se ponen a enseñar partes de su ideología.

 Esta semana hemos confirmado otra obviedad: en España los ricos son pocos y, además, son los de siempre. Los pobres somos muchos y también los de siempre. Era de esperar. En el PSOE los candidatos son también los de siempre, ya nos lo han dicho, y muchos de ellos declaran patrimonio de ricos. Mi perro cree posible que esa reiteración de caras conocidas en altos cargos explique que un grupo numeroso de estos repetidos políticos se encuentre también entre los españoles más pudientes. Qué coincidencias, dice el perro. El vulgo llama a esta afición por los despachos “chupar de la teta”, con perdón. Entre la teta de Scarlett y la de un escaño casi vitalicio con sus prebendas, dietas y canonjías, hay gente que no tiene la menor duda de cuál prefiere acariciar.

Santiago Segura se hace una foto con Rajoy y el hijo de Julio Iglesias. España será pronto de Torrente, Amador Mohedano y su mujer. Y Rajoy encantado, pasándolo teta, vamos. Así las cosas y en medio de tanta Babilonia, no es de extrañar que un amigo (que se manifiesta muy noble como caballo, pero advierte que como persona deja mucho que desear), no es de extrañar, digo, que este amigo se pregunte una y otra vez “y ¿para esto hicimos la EGB?”

Qué semana, Dios.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s