Pufos y semanona

Me cuesta distinguir si el pregón dela Semana Grande lo ha soltado don Manuel Vega Arango con sus parlamentos gijonudos, o si los verdaderos pregoneros han sido la alcaldesa y los concejales con las espeluznantes revelaciones de sus cuentas corrientes, pufos e hipotecas. Sólo habría faltado que los leyeran desde el balcón consistorial. La programación de entretenimientos de circo durante las fiestas patronales es  muy variada. Hay cantantes, acróbatas, gaiteros y, sobre todo, mucho fuego de artificio. Todo es bueno para entretener al personal, desde la deuda oculta descubierta por los sabuesos del presidente Cascos, hasta la enumeración de los bienes catastrales de sus ilustrísimas concejalías. Todos estamos unidos por la fiesta y por la crisis. El pregonero Manuel Vega-Arango preside un equipo de fútbol que se encuentra en concurso de acreedores; la alcaldesa Moriyón dirige un ayuntamiento que, al parecer, no tiene para llegar a fin de año y sus señores concejales, para rematar el público memorial de agravios financieros, presentan unos saldos bancarios que, en general, tienen más en el debe que en haber. Será para dar ejemplo: un ayuntamiento hipotecado gestionado por concejales hipotecados a quienes apetece mandar un giro de 20 euros. Anunciar fiesta mayor a la vez que se enseñan las vergüenzas económicas es para bajar el vacilón a cualquiera. Es como poner a Ruiz Mateos a tocar la campana que abre la sesión del Ibex 35. No es de fiar.

Con este contexto económico que nos apremia en lo financiero, en la hipotecario y en lo salarial, con Estándar & Poor’s como artista invitado en todas las fiestas, creo que el pregón de la semanona gijonesa tendría que haber pronunciado uno de los 25.000 parados gijoneses, alguno de los indignados  de perro, flauta y cabreo o cualquiera de los prisioneros de un ERE. Sacar las cuentas al sol en mismo día que se pregonan las fiestas del pueblo es una sutil manera de llamar al personal a moderar sus ocios, tomar menos copas y cuidarse de las primas de riesgo, los puntos básicos y los de sutura. El que no tenga dinero para salir a tomar una sidra, que se entretenga en casa mirando el saldo de la cuenta bancaria de un concejal. Algunos no están nada mal. En todo caso, el espectáculo debe continuar

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s